Política
Haz lo que yo digo…

La "boxitracia" Arroyo se queja de la cartelería política, pero su nombre está en todos lados

Romina Arroyo, actual concejal de la Ciudad de Salta que buscará un lugar en la Cámara de Diputados de la provincia.
De no creer: la candidata Romina Arroyo se queja de los carteles y pintadas de los demás contrincantes pero su nombre está en todos lados también.

Si aún existiera el grupo musical “Los Pasteles Verdes”, seguramente le hubieran dedicado uno de sus temas más famosos a la concejal salteña. Es que, en las últimas horas, tuvo declaraciones con un alto grado de hipocresía que alarma, sobre todo en este contexto de contienda electoral que se vive en todo el territorio provincial.

Es que la edil múltiples veces electa manifestó su enérgico repudio a los candidatos que hoy contaminan las calles salteñas con cartelería política, algo que no es nada nuevo, sobre todo porque se repite cada dos años. La vía pública luce desde hace meses, a pesar que la campaña comenzó recién el viernes pasado, distintos carteles con las caras de distintos candidatos, hay pintadas por doquier con sus nombres y el reparto de folletería casa por casa se volvió incesante.

Romina Arroyo, la ex árbitro de boxeo mundialmente conocida por sus distintos logros en el ambiente deportivo, lo cual no pudo volcar en la parte legislativa, hoy busca ser candidata a diputada provincial tras permanecer 8 años ininterrumpidos en el Concejo Deliberante de la Ciudad de Salta. En toda su trayectoria pasó por distintos partidos y fuerzas políticas. Ingresó junto a Alfredo Olmedo en 2013, en 2015 perdió la interna del frente Romero + Olmedo, en 2017 ya se instaló de lleno en el saencismo con quien repetiría candidatura en 2019. Además, este año apoya la candidatura de Matías Posadas a senador. Llamativamente ambos comparten algo en común, y es su pasión por la derrota electoral. A pesar de llegar siempre a ocupar una banca, Romina no llegó nunca en primer término por quedar al margen en las PASO.

“No creo que una elección se gane así, la gente quiere escuchar propuestas. El trabajo de campaña electoral va más allá de la cartelería. Debemos llevar propuestas y mostrar lo que queremos hacer” manifestó por radio la edil quien, escudada en no provenir de una familia de políticos, asegura saber lo que el electorado salteño necesita: “La gente sabe bien a quién va a votar. Yo recorro los barrios”; típica frase de político en campaña.

Pero, en su queja por la cartelería, se olvidó tal vez de los murales que ella misma mandó a pintar en la Ciudad de Salta, incluso antes de comenzar oficialmente la campaña; por lo que se realizó de forma ilegal. Y es que los muchachos que fueron los encargados de plasmar su apellido en distintos murales aseguraron estar contratados por “la boxitracia” para esta campaña. Y si se tiene dos dedos de frente, el análisis no es muy complejo.

Arroyo es candidata en segundo término dentro del partido Frente Salteño que impulsa la candidatura de Matías Posadas. A su vez, quien encabeza su lista es otro viejo conocido: Javier David. Éste, ya empezó junto a su equipo a colgar carteles en cuanto poste de alumbrado y cableado ven indefensos por las principales calles de Salta. Pero él no pone que va con Romina. Es más, suele impulsarse en la política la figura del primer candidato, es el que más vende. Pero en los murales aparece el nombre de Arroyo, junto al de David, claro; y el nombre de Gana Salta. Es decir, no es impensado creer que haya sido la edil quien mande a hacer las pintadas. “Haz lo que yo digo, pero no lo que yo hago”, así se vive la campaña en Salta, con total y absoluta “Hipocresía”.

Lectores: 204

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: