Política
Cuando era senadora “hizo” más

Silvina Vargas, la gran ausente en el "Desarrollo Social"

Cuando fue senadora provincial por Cafayate, en épocas de Juan Manuel Urtubey, Silvina Vargas presentó proyectos para que se declare la emergencia nutricional en la provincia.

Cuando fue senadora provincial por Cafayate, en épocas de Juan Manuel Urtubey, Silvina Vargas presentó proyectos para que se declare la emergencia nutricional en la provincia. Hoy, como funcionaria responsable de la nutrición de miles de niños de todo el territorio salteño, se llama al silencio y prefiere no salir de las grandes urbes para mantener alguna que otra reunión. El abandono en el norte provincial es notorio, a tal punto que se desmanteló el sistema sanitario y la provisión de ayuda para comunidades originarias. Si no importa, que no se note tanto.

Lo de Vargas ya es indignante y hace extrañar a ex funcionarias como Edith Cruz que, aunque tampoco manejaba demasiados recursos ya que esa área no es tan tenida en cuenta a la hora de elaborar los presupuestos; al menos estaba presente en cada una de las comunidades afectadas por diversas problemáticas, mantenía diálogo permanente con los pobladores, conocía de cerca las condiciones en las que viven miles de originarios y criollos de toda la provincia, y al menos recibía a los caciques cada vez que realizaban algún reclamo particular.

A la cafayateña devenida en ministra de Desarrollo Social no la mueve nada, ni el desborde del Pilcomayo, ni las enfermedades infectocontagiosas, ni mucho menos la desnutrición. De hecho, tiempo atrás cuando no era funcionaria del Gobierno, pedía a gritos y mediante proyectos en la Cámara de Senadores que se declare la emergencia nutricional. Hoy, a cargo del área que debería solucionar esos problemas, ni siquiera brinda entrevistas o conferencias de prensa. Mucho menos soluciones. Fueron contadas las veces que tomó participación pública, a diferencia de sus antecesoras; llamativamente todas mujeres en el cargo.

Vargas demuestra desinterés hasta de sus propios empleados, quienes se manifestaron en las últimas semanas debido a las condiciones insalubres en las que deben prestar sus servicios; además de la precarización con las que trabajan ya que cobran montos muy por debajo del Salario Mínimo Vital y Móvil y ni siquiera se encuentran en relación de dependencia ya que, al inicio de esta gestión, las (mayoría mujeres) obligaron a convertirse en monotributistas para preservar sus fuentes de trabajo.

Lo peor del caso, es que no pareciera haber persona apta para ocupar el cargo que Vargas dejó prácticamente acéfalo a pesar de haber asumido a fines del 2021. Salvo Marcelo Córdova que fue removido de Deportes para dedicarse a la interacción con las comunidades wichís, no pareciera haber algún o alguna responsable que quiera, realmente, hacer un trabajo de campo para interiorizarse y saber cómo actuar con los pueblos originarios del norte, los más afectados por el abandono de Desarrollo Social.

A Silvina Vargas se le murieron más de 70 chicos en lo que va del año, y eso que las cifras no se actualizan de manera oficial regularmente. ¿Cuánto más será soportada en el cargo? Si no les interesa un área, que no se note tanto. Y si tiene dignidad, debería dar un paso al costado. Aunque, viniendo de la UCR…

Lectores: 478

Envianos tu comentario