Política
Teresa Ovejero

Nunca litigó, pero este 10 de diciembre asumió la primera presidenta de la Corte de Justicia

Como llamativo, de Teresa Ovejero se puede decir que es una abogada que jamás litigó. No se tiene registros de que haya ejercido su actividad de forma privada.

Teresa Ovejero, conocida popularmente por ser acérrima defensora del sistema de voto electrónico durante la gestión del ex gobernador Juan Manuel Urtubey, este viernes fue premiada con el cargo máximo al que puede aspirar su rubro en la provincia. Sin trayectoria conocida más que en la función pública, este 10 de diciembre desplazó al régimen catalanista que se retirará de la actividad con una jugosa jubilación.

El ánimo en Salta es el mismo que tiempo atrás cuando en 2019 el gobernador entrante nombraba por primera vez a una mujer en el cargo de Jefa de Policía de la provincia. Sin dudas un hecho sin precedentes que pasará a la historia en materia de igualdad de derechos, algo tan solicitado en pleno siglo XXI. Lamentablemente, a Norma Morales le tocó lidiar con demasiados problemas que no supo atender, o no les dio la importancia necesaria. A menos de un año de asumir, la máxima autoridad de la fuerza provincial anunciaba su retiro y agradecía al mandatario por la oportunidad. En su reemplazo, ingresó un hombre, nuevamente.

Con la llegada de Abel Cornejo al Ministerio de Seguridad y (ahora) Justicia, la fuerza también vivió un recambio significativo. Si bien se sostiene a José Ibarra (no el taxista) como cabeza, se nombró a mujeres al frente de Unidades Regionales; un avance más, seguramente.

Pero faltaba una pata muy importante, y es un órgano que supo integrar en el pasado el hoy ministro y se trata nada menos que del más alto tribunal que hoy tiene la provincia: La Corte de Justicia. Ese grupo de selectas personalidades que por “capacidad o idoneidad” ocupan hoy ese lugar y que es tan cuestionado por quienes están debatiendo en estos días la reforma de la Constitución de Salta en donde el oficialismo en un comienzo quiso darles perpetuidad, prácticamente, y que mediante negociaciones con la oposición decidieron fijar horas atrás con 10 años de vigencia el mandato.

A esa Corte de Justicia, que es relativamente nueva con ese nombre en específico, siempre la presidió una persona de sexo masculino. Eran otros tiempos tal vez. Recién en 1999, el grupo de nobles hombres permitió la incursión de una mujer en las filas del máximo tribunal. Hoy son cuatro las juezas que integran el máximo tribunal y, a partir de este viernes, una de ellas es quien presidirá el organismo por los próximos dos años. En el camino quedaron las aspiraciones de Sandra Bonari, quien hoy es duramente criticada por el rol que cumple como la más alta autoridad del Consejo de la Magistratura; o Fabián Vittar, el ex Partido Renovador de Salta quien fue noticia en julio de este año por quedar varado en Estados Unidos a donde asistió a un torneo de golf, y no pudo volver por varios días a Argentina por las restricciones debido a la segunda ola de contagios por Covid.

Como llamativo, de Teresa Ovejero se puede decir que es una abogada que jamás litigó. No se tiene registros de que haya ejercido su actividad de forma privada, ya que siempre lo habría hecho bajo el respaldo Estatal. Entre la poca actividad relevante que tuvo la flamante presidenta de la Corte, se recuerda la defensa acérrima que hizo siempre del sistema de votación electrónica implementado por el ex gobernador Urtubey. Tal vez, y solo tal vez, fue esa defensa la que hoy le rindió sus frutos debido a que, hace tres años, ya había sido premiada con ocupar una de las vacantes que tenía el Tribunal en ese entonces integrado por siete magistrados. La lealtad se paga, y si viene disfrazada de un “hecho histórico” tiene un plus que lo hace más especial.

Lectores: 494

Envianos tu comentario