Judiciales y Policiales
La mancha negra de la política

Más acusaciones penales por corrupción a referentes de La Cámpora en la provincia

A los ya imputados Marcos Vera y Verónica Molina, de la ANSeS y el PAMI local, se sumaron dos funcionarios más y un ex concejal que fue escrachado.

Otra vez, referentes de La Cámpora dan la nota por hechos de corrupción a nivel local. Esta vez, la justicia federal amplió la acusación penal contra Marcos Vera, asesor de la ANSeS y Verónica Molina, titular del PAMI.

Pero esto no fue todo, pues también fueron acusados otros dos funcionarios de la obra social nacional, siendo el último imputado el ex concejal capitalino por el Frente del Todos, Fernando Ruarte.

La acusación fue formalizada por el fiscal federal Ricardo Toranzos, titular del Área de Casos Complejos, ante la jueza federal de Garantías 2 Mariela Giménez, quien hizo lugar a todos los planteos realizados por el representante del Ministerio Público Fiscal.

Cabe señalar que el 22 de octubre pasado, el fiscal Toranzos, quien encabeza las investigaciones penales por hechos de corrupción con beneficios sociales, imputó ya a Vera y Molina los delitos de concusión agravada, malversación de caudales y peculado.

Esta vez, pidió también la acumulación de otra investigación seguida contra Vera por el cobro indebido del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE), formalizada el 22 de abril del año pasado. Por otra parte, imputó por el mismo delito y en calidad de partícipe necesario a Gustavo Emilio Gerónimo, coordinador del Modelo de Atención Personalizada y Diego Jesús Albornoz, coordinador Ejecutivo, ambos con funciones en el PAMI local.

Por último, acusó por el mismo delito a Ruarte, ex concejal capitalino por el Frente de Todos. La acusación en su contra, casualmente, se originó de un hecho que el mismo edil, que buscaba su reelección, difundió a través de un posteo en sus redes sociales.

Fue cuando subió una foto en un acto de campaña, en el cual fue la figura estelar de la entrega de electrodomésticos en un salón comunitario de barrio Castañares, el cual no levantó sospechas hasta que se supo que los regalos, en realidad, habían sido donados por la Dirección General de Aduanas al PAMI para que sean repartido entre afiliados en situación de extrema vulnerabilidad y no en actos políticos.

Conocido estos detalles, el acto de campaña terminó en escándalo y, en parte, fue perjudicial para Ruarte, quien no logro retener su banca debido a las numerosas críticas suscitadas tras conocerse el real origen de los electrodomésticos donados.

Lectores: 457

Envianos tu comentario