Judiciales y Policiales
¡Estado out!

La Cámara Federal de la provincia restableció una cautelar a favor de la fábrica Tabes y le "mima" al sector privado

La empresa que vende tabaco para armar cigarrillos artesanales mantiene una disputa contra un impuesto nacional al que considera inconstitucional.

La Justicia Federal en Salta sumó un nuevo capítulo a la larga disputa legal que mantiene la fábrica de tabaco local Tabes contra un impuesto nacional que rige desde 2018.

En una resolución de la Cámara Federal de Salta, firmada el miércoles pasado por los jueces Alejandro Castellanos, Mariana Catalano y Guillermo Elías, se recompuso una medida cautelar que beneficiaba un pedido de Tabes y que había sido dada de baja en octubre de 2021 por la jueza subrogante del Juzgado Federal 2, Mariela Alejandra Giménez.

De esa manera, la empresa salteña está eximida de pagar el impuesto que discute hasta que se resuelva sobre la inconstitucionalidad o no del gravamen fijado hace cuatro años tras la modificación de la ley de impuestos internos, que hace cumplir la AFIP.

En precisión, lo que reclama Tabes es por un pago mínimo que figura en la alícuota del 25 por ciento que abona la firma por cada tabaquera que vende. Tabes solo comercia ese producto, que es tabaco en hebras para armar cigarrillos.

El impuesto interno, que se actualiza cada tres meses, supera largamente el 25 por ciento de la alícuota y si Tabes lo tendría que trasladar al precio de su producto, cada tabaquera costaría un 522 puntos más, lo que haría, según dice la empresa, inviable su negocio.

"Tabes paga todos sus impuestos, lo que nosotros venimos discutiendo desde 2018 es cómo se calcula el impuesto interno, porque entendemos que es inconstitucional la modificación que hicieron", explicó a la prensa local Omar Negri, presidente del directorio de Tabes.

Con la modificación que se hizo hace cuatro años a ley de impuestos internos, la alícuota que pagan las empresas que venden tabaco para armar pasó de un 20 a un 25 por ciento, que no es el problema que reclama Tabes, sino el monto mínimo que se agregó al gravamen.

"En 2018 nosotros vendíamos la tabaquera a 9 pesos y el monto mínimo era de 40, era impagable y lo sigue siendo. Lo que nos decían era que traslademos el impuesto al precio, pero así no venderíamos nada, porque, por ejemplo, tendríamos que vender una tabaquera al precio de dos paquetes de Marlboro y nadie la compraría", señaló Negri.

El empresario recordó que el rubro del tabaco para armar es un "segmento de precios", que consumen principalmente las personas que no quieren, o no pueden, pagar lo que sale un paquete de cigarrillos. A la vez, existe una suerte de moda en el consumo de ese producto que hizo aumentar las ventas en el último tiempo, sumado a la escasez de cigarrillos que se registró en los primeros meses de la pandemia del coronavirus.

Desde la competencia, es decir las multinacionales que venden cigarrillos, afirman que ese incremento de la comercialización de tabaqueras se debe al supuesto beneficio que obtienen las empresas que producen hebras de tabaco al no tener el pago mínimo de la alícuota y poder comercializar más barato.

El reclamo de Tabes sobre el polémico impuesto es compartido por otras pymes del rubro en el país, que también presentaron sus correspondientes reclamos judiciales. La medida cautelar que beneficia a la empresa salteña había sido dispuesta en distintas oportunidades por el ex juez Miguel Medina, hasta que quien lo reemplazó tras su jubilación (hace un año) resolvió lo contrario.

El planteo de Massalin

En marzo del año pasado la tabacalera Massalin SRL solicitó a la Justicia Federal de Salta “igualdad en el pago de impuestos frente a las actuaciones de Tabes SA”. Lo cual dejó muy en claro los tantos.

Entre los argumentos de la compañía resaltaron: “‘Desde 2016, las empresas cigarreras pymes no pagan este impuesto, y las mismas avanzaron en el mercado de cigarrillos gracias a medidas judiciales que operan en una suerte de reducción de impuestos, pasando de representar el 4 al actual 31 por ciento de las ventas de cigarrillos con facturaciones millonarias, y con la ventaja de contar con un trato impositivo desigual que les permite avanzar en el mercado desplazando al cigarrillo elaborado por otras compañías que sí pagan el impuesto creado por el Gobierno kirchnerista de aquel entonces”.

Massalin había peticionado incorporarse al expediente judicial de Tabes en calidad de tercero interesado y que se rechace la presentación de la empresa de tabaco para armar.

Lectores: 208

Envianos tu comentario