Panorama Político Salteño
Quedó demostrado

Juan Carlos Romero sigue siendo el maestro

Mientras tanto, en Salta quedó demostrado que, a lo Antonio Ríos, Romero sigue siendo el maestro… de la política, claro. (Dibujo: NOVA)

Si bien a comienzos de esta semana remarcábamos la gran victoria dentro de Juntos por el Cambio Más, del candidato olmedista Carlos Zapata, ya con el correr de los días quedó al descubierto una jugada que debería quedar plasmada en los libros de historia, o los manuales Santillana o Kapelusz. Y es que detrás de todo hombre, suele haber otro hombre con más inteligencia, que sabe jugar a esto llamado política, y que suele dejar sorprendido a más de uno con el paso de cada elección.

Esta vez tocó hablar de Juan Carlos Romero, el "Júcaro" como lo bautizaron en Salta. El senador nacional y ex gobernador durante tres mandatos estuvo presente en el búnker de Junto por el Cambio Más, en calle Alvarado y Jujuy, y se fotografió junto a sus candidatos más votados: Zapata e Inés Liendo. Casualmente, y aunque se especulaba mucho con el apoyo a la joven Liendo por ser la elegida del macrismo en Salta para las PASO, dos semanas antes de los comicios, Romero empezaba a hacer campaña de forma (in)directa por quienes hoy componen en ese orden la lista para las generales.

Hasta ahí nada sorprende, sobre todo porque allá por el 2015, Olmedo y Juan Carlos unieron fuerzas para competir por la gobernación de Salta, que en ese entonces quedó en manos de Juan Manuel Urtubey y Miguel Isa. A los dos años, Bettina Romero arrasó en las legislativas junto a Sáenz, en 2019 ambos hicieron lo mismo para intendencia y gobernación; y este año los candidatos romeristas fueron los más beneficiados.

Lo que nadie se esperaba, era el análisis de “los que saben” que, si bien no dejan de perderle pisada al amarillo Olmedo, esta semana centraron todos sus recursos intelectuales para tratar de descifrar a que estaría jugando Juan Carlos, que de política entiende lo que muchos no van a aprenden en muchas vidas. Algunos hasta se animaron a aventurar “se repite la fórmula Romero-Olmedo para el 2023, aunque no sé si sería Juan Carlos el que encabece”. Otro de los que se sentaron pucho en mano y café bien amargo a debatir con sus compañeros, se la jugó y dijo que todo está orquestado para que un Romero pueda volver a la gobernación dentro de poco.

Sin la participación de un candidato “fuerte” en estas elecciones nacionales, no queda realzada la figura de nadie en el mapa político. A lo sumo, asomó Olmedo por Zapata, pero con la foto del búnker pasó a un segundo plano. Sin alguien que se levante como referente, los que quedan son aquellos que hace un mes hicieron magníficas elecciones. ¿Ustedes se acuerdan los nombres? Seguramente de muchos no.

Muchos solamente recuerdan a un tal Emiliano Durand, que está desaparecido en acción desde agosto. En aquella ocasión se remarcó que el candidato de Unidos por Salta (el frente romerista dentro del saencismo), acrecentaba la figura de la intendenta capitalina quien, junto a Gustavo Sáenz, son sin dudas los dos políticos más influyentes actualmente en la provincia.

En otras palabras, los que muchos sospechan es que, sin una figura que resalte como lo hizo Gustavo Sáenz en 2017, lo que catapultó al gobernador al Grand Bourg. La carrera a la gobernación puede estar abierta dentro de dos años, falta mucho, sí; pero esos dos años pasan en un abrir y cerrar de ojos, y en el camino se sabrá seguramente si algunos quieren renovar, aspirar más alto o tomarse un descanso de la cosa pública.

Lectores: 312

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: