Política
No funciona

Demasiado rubia como para laburar: se fue Frida y su máxima gestión fue un busto

Lamentablemente, las últimas participaciones de Frida Fonseca, no son nada alentadoras para el clan Rosas.

Con la cabeza puesta en las elecciones y en tratar de que su cuñado, el dirigente peroncho de medio pelo, Dante Rosas, la incluya en la lista de buena fe del Partido Justicialista de Salta, en donde Pablo, el "loro" Outes lo tiene de "Che, pibe" para hacerle los mandados cada vez que se le ocurre que alguien le compre algo del negocio/tómbola de al lado de la sede de calle Zuviría. Lamentablemente, las últimas participaciones de Frida Fonseca, no son nada alentadoras para el clan Rosas ya que el año pasado quedó muy lejos de acceder a una banca como diputada, cargo que anhela desde gestiones pasadas, y recibió como premio consuelo un nombramiento en el gabinete municipal capitalino.

A pesar del esfuerzo de las altas esferas comunales, hacer que Frida esté predispuesta al trabajo era como solicitarles a los manteros que se vayan de las peatonales sin hacer problemas; es decir, imposible. No por nada los empleados del CCM solían llamarla, entre broma y broma (la verdad asoma), conejo negro, ya que ni los magos podrían hacerla laburar.

En Salta es muy difícil que alguien quiera ganarse el mango dignamente, sobre todo después que le agarran el gustito a eso de la política, de sesionar una vez a la semana, de integrar alguna comisión y sacarse fotos, para terminar cobrando sumas elevadísimas de dinero sin el menor esfuerzo. Pedirle Gerardo el "Bafle" Montaldi que reciba a una feminista en su programa es más factible. Semanas atrás, inclusive, te contábamos las intenciones de Frida de participar en los comicios del año que viene. Incluso ya mantuvo reuniones con Emiliano Estrada y el coordinador del PAMI local.

Y aunque muchos tratan de instalar una diferencia de "políticas" en el alejamiento de la oxigenada ex funcionaria, debido al admiracionismo que la misma posee con Grand Bourg; lo cierto es que, para las primeras líneas municipales, se tornaba muy difícil intentar trabajar con alguien que no compartía una idea de proyecto, que siempre buscó el personalismo, y que, sobre todo, costaba que arranque como Renault 12 después de una helada.

Los que dijeron que van a extrañar a la ex concejal, fueron algunos semijubilados de las oficinas de abajo del galpón de avenida Paraguay, quienes manifestaron que Frida le “ponía el pecho” a la situación. Irónicos los muchachos que, al consultarle si la ex funcionaria era de hacerle frente a distintas situaciones, estallaron en risa y aclararon que lo del “pecho” era literal, ya que de lo único que se encargó de gestionar en estos meses como secretaria de Gobierno, fue un par de implantes nuevos para renovarse el busto.

Ahora, cual novia de Juan “Chupachichi” Ameri, y con las cicatrices ya sanadas de su paso por el quirófano, Frida emprendió nuevos rumbos que seguramente la llevarán a ser relleno de alguna lista dentro de unos meses. Pájaro que se operó, voló. Tipa viva.

Lectores: 354

Envianos tu comentario