Política
El legislador salteño

A Martín eso de llamarse al silencio no le agrada mucho

En esta ocasión, aprovechó el programa “Día de Miércoles” para traer a colación el ataque que le realizó a la fiscal Verónica Simesen semanas atrás.
El empresario volvió a hablar del caso de la fiscal Verónica Simesen de Bielke en el que fue denunciado por tratarla de "atorranta".

El legislador nacional por Salta sigue desbarrancando en su intento por seguir haciéndose notar por los vecinos. En las últimas horas, y aprovechando los minutos de aire que algún que otro colega se anima a brindarle, Martín Grande volvió a hablar del caso de la fiscal Verónica Simesen de Bielke en el que fue denunciado por tratarla de atorranta; y de la próxima campaña. Al final, no estaba tan desacertado Aguilar cuando dijo que los políticos (y funcionarios) salteños están más preocupados en las elecciones que en el covid.

Tras algunos días en modo perfil bajo, que en realidad fueron así por la poca importancia que le da el pueblo salteño a sus editoriales en radio y televisión más que por deseo propio del empresario, Martín Grande volvió a captar la atención de todos y, obviamente, no por algo que sea para felicitar o celebrar. En esta ocasión, aprovechó el programa “Día de Miércoles” para traer a colación el ataque que le realizó a la fiscal Verónica Simesen semanas atrás.

Según declaró, el haber llamado “atorranta” a la funcionaria permitió que ella “invierta la carga de la prueba, entonces me ha transformado en una especie de violento contra las mujeres”. “Pero no se responde la cosa de fondo, que es este robo desmesurado que hubo en su momento en la municipalidad de salta. Y eso es lo que esto tapado por esta historia de que yo le dije atorranta” mencionó el legislador tratando de minimizar el escándalo que se armó en torno a su agresivo comentario con la auxiliar de la justicia.

Al parecer, a Grande le sigue “picando” que Simesen lo haya llamado a declarar en la causa Huergo, su ex amigo, ya que por ese motivo es que cuestiona seguidamente a la fiscal. “Enoja que la fiscal diga que no puede avanzar, cuando a mí me llamó a declarar. Esto es una cortina de humo para tapar un escándalo que fue visibilizado por el juez Bavio” aseguró nuevamente molesto y expresando que no se ampara en los fueros que tiene como diputado. Tal vez olvida que al estallar el escándalo con Simesen de Bielke apeló a ellos para decir que tiene libertad e inmunidad de opinión.

Obviamente que en la entrevista habló de política. Sería impensado creer que alguno de los candidatos a las próximas elecciones del 15 de agosto no lo hiciera. Y si lo hacen funcionarios, cómo no hacerlo si sos diputados, ¿no? Al parecer lo que carece de altura Martín lo compensa con un enorme ego, o al menos con una seguridad sobre sí mismo bastante importante. Es que el legislador, quien prácticamente se va despidiendo del Congreso de la Nación, mencionó por qué decidió bajar de categoría para una banca provincial.

“Yo tenía asegurada la diputación nacional. Yo era el que mejor medía, con eso tenía asegurada una banca. Yo pudiendo ser diputado nacional tranquilamente, he aceptado lo que me ha pedido el equipo: que sea candidato a senador, para traccionar a nueva gente” aseguró confiado Grande. Al parecer no le da mucha importancia a los números que indican que estaba muy lejos de renovar la banca de Cambiemos en la Cámara de Diputados de la Nación debido al fuerte apoyo que tiene el kirchnerismo en Salta, a la masa de votantes que mueve el oficialismo que responde a Gustavo Sáenz y al propio mentor del legislador, Alfredo Olmedo, que anda tanteando el terreno para volver a tener oficina en Buenos Aires. En las provinciales, mucho no va a traccionar ya que la senaduría va a estar cabeza a cabeza con los dos candidatos del oficialismo.

Lectores: 531

Envianos tu comentario