Política
Insólito

Endeudamiento y default: la negativa de Sáenz a intervenir Aguaray está saliendo cara

Gustavo Sáenz, gobernador de Salta.

El proyecto de intervención del municipio salteño se presentó en la Cámara de Diputados de Salta durante el mes de marzo del presente año, sin embargo, la mayoría saencista se negó durante siete meses a tratarlo. Dicho tratamiento solo fue posible cuando se estaba al borde del colapso y ya era tarde.

Los voceros de la bancada saencista en Diputados no perdían entrevista sin maltratar al venido a menos Jorge Enrique Prado, sin embargo, el proyecto del diputado Ramón Villa durmió en comisión casi siete meses, ya que la mayoría oficialista se negaba a tratarlo, aducían principios democráticos. No importó el reclamo popular, ni las declaraciones de los amenazados concejales del Aguaray, mucho menos los cotidianos hechos de violencia.

Siete meses más tarde, y con bombos y platillos, Socorro Villamayor (alfil de Gustavo Sáenz en la Cámara baja y Presidenta de la Comisión de Legislación General), anunciaba en cuanto medio podía que tratarían el proyecto de destitución, como si fuera propio. Casi por unanimidad, se le bajaba el pulgar al polémico Prado. A los dos días, el Senado hacía lo propio y una semana después, Adrián Zigarán era ungido interventor de la vapuleada localidad.

A los costos los paga la gente, siempre

El interventor del Municipio elevó recientemente un informe en donde se conoce que Jorge Enrique Prado recibió un Municipio con un superávit de 3.500.000 pesos. En octubre, al ser intervenido, y tras una primera pericia, los datos arrojaban que Prado había endeudado a Aguaray en 19 millones de pesos. Esta cifra va engordando con el correr de los días, la deuda es más grande.

Desde ATE, denunciaron que el interventor Adrián Zigarán, está emitiendo cheques a cobrar en 2021. Lo propio sucede con las deudas contraídas con proveedores municipales y, lo que es peor, ya se habla de atraso en el pago de los haberes municipales.

El tácito soporte que le brindó Gustavo Sáenz a Enrique Prado le costará millones a un municipio vapuleado y que vive al borde de la pobreza. Además de extenderle en al menos 210 días la licencia para que se elimine información con total libertad, y se coloque a personas afines dentro de la planta de personal municipal ¿Ahora quien emite los despidos? Es la pregunta que varios se hacen.

Hoy, los cortes de ruta son moneda corriente, la deuda municipal se incrementa minuto a minuto y el Municipio emite cheques con fecha lejana e incierta. El alto costo que pagará el pueblo de Aguaray por el manto de protección brindado durante siete meses desde Grand Bourg será alto, y de esto pocos hablan. Arreglos y favores del poder en donde siempre pierde la gente.

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: