Panorama Político Salteño
Comentillo

¿Y si te cuento los motivos? La fiebre "abelera" se llevó los flashes

Se empieza a apoderar en Salta tras las primeras declaraciones del ex procurador y los indicios por la conformación de su equipo de trabajo. (Dibujo: NOVA)

Sin dudas el tema de la semana en Salta fue la llagada de Abel Cornejo al gobierno provincial. Una decisión que empezó a gestarse hace una semana en Finca Las Costas y que sacudió la mañana salteña del último lunes de octubre. En el medio, la renuncia del titular del Ministerio de Seguridad, y la búsqueda de reemplazantes para Cornejo en Procuración. A esto se suma la “locura abelera” que se empieza a apoderar en Salta tras las primeras declaraciones y los indicios por la conformación de su equipo de trabajo; aunque también las especulaciones del porque un ex juez federal, de Corte y Procurador decidió aceptar un cargo cuasi político.

Para muchos nos tomó por sorpresa. A pesar de que era uno de los cambios que más se solicitaban en Salta, la salida apresurada de Juan Manuel Pulleiro, casi por una de las ventanas del Centro Cívico Grand Bourg, detonó un escándalo que todos esperaban, pero nadie tan pronto. Es que los crecientes hechos de inseguridad en la provincia, sumado a la desinversión en el área de Seguridad, hicieron el cóctel perfecto para que el ex militar estuviera en el ojo de la tormenta. ¿La salida más fácil? Presentar su renuncia al Gobernador y agradecerle por la oportunidad de trabajo. Con esto, se presumía que la gente en poco tiempo se olvidaría del desertor, hasta que surgió lo de Aguas del Norte; pero eso ya lo explicamos esta semana.

Mientras la población en general se desayunaba con la noticia de la renuncia del ministro, solo unos pocos sabían realmente qué era lo que estaba pasando. Entre esos pocos se encontraba Mario Peña, el “abuelo” del periodismo salteño quien a los pocos minutos tenía en su emisora la palabra del máximo mandatario de la provincia. Allí, se confirmaba rápidamente la llegada del entonces Procurador General de la Provincia. Llamativamente rápido, llamativamente sin hacer un “duelo” por la reciente salida. A las pocas horas, el parte de prensa del equipo del Ministerio Público Fiscal ya había organizado una conferencia de prensa precaria, como nos tienen acostumbrados, y allí el mismo Cornejo confirmaba su incorporación al gabinete provincial. Empezaba la “fiebre abelera”.

Tras esto solo quedaba buscarle reemplazo a Abel como jefe de los fiscales. Ahí surgió Pedro García Castiella, quien debía dejar su cargo como Defensor General de Salta, el que quedó en manos de Gabriel Chibán. Todo a una velocidad que pocos veían posible, teniendo en cuenta la demora de un mes y medio para designar al reemplazante de Matías Posadas quien renunció el 17 de agosto tras perder las elecciones provinciales de forma abrupta.

Lo que nadie sabía, o mejor dicho muchos pasaron por alto, fue que el futuro ministro de Seguridad, estuvo reunido el sábado pasado, hace una semana, en Finca Las Costas. Algunos dicen que con el Gobernador, otros aseguran que con los dos coordinadores que tiene la provincia. Allí ya se habría pergeñado la estrategia para que Cornejo salga de la Procuración e incursiones en la parte política, teniendo en cuenta sus “deseos” de ser algún día gobernador de la provincia.

Pero como todo, habría un trasfondo mucho más interesante. Allegados al nuevo funcionario aseguran que su salida de la Procuración, sería para alivianar la carga en la causa Huergo, donde se encuentra involucrado el ex funcionario Pablo Gauffín, y quienes ya la tienen bastante complicada tras las acusaciones de asociación ilícita formuladas en el fuero nacional. A esto hay que sumarle que en la Corte de Justicia hay una jueza con parentesco con uno de los acusados.

Finalmente, y para cerrar, la canción “Motivos” del artista Abel Pintos tiene una frase que se aplica tranquilamente en Salta: “No me importa para donde vas, yo voy sin mirar atrás”. Es que el equipo de prensa que el ex procurador armó en estos dos años en el Ministerio Público Fiscal ya estaría tomando posesión en Seguridad, despojando a la eterna Analía Cerezo, alias “La Comisario”, quien en sus años de gestión solamente destacó por privar a la prensa salteña de entrevistas a los diferentes funcionarios que pasaron por esa cartera. Una buena al menos.

Lectores: 308

Envianos tu comentario