Política
Le tocó a Mimessi

Volvieron los escándalos a la Unión Cabaretera Radical de Salta

Mario Mimessi, al que llamaron el "futuro vicegobernador de Gustavo Sáenz".

Si bien esta fuerza política tiene acostumbrada a la provincia a protagonizar distintos escándalos internos que se reflejan a menudo en sus performances en cada elección, ya se habían demorado bastante desde el último episodio que dio qué hablar. Y no estamos hablando de que hayan protagonizado alguna hazaña electoral, o algún tipo de consenso en pos del bienestar de los salteños; no señor. Sino porque, fiel al estilo radicheta, ya están buscando echar de sus filas a aquellos que no piensen del todo igual a quienes llevan las riendas partidarias.

En esta ocasión la víctima sería Mario Mimessi. ¿Se le merece? Puede ser que sí. Es que el “futuro vicegobernador de Gustavo Sáenz”, como lo llamaron muchos en estos últimos meses, justamente protagonizó en este 2021 una especie de romance con el oficialismo provincial, llegando incluso a ser parte fundamental de la campaña que depositó a Emiliano Estrada y Pamela Calletti en el Congreso de la Nación. Si bien muchos como Gastón Galíndez o el Sergio “Oso” Leavy se adjudicaron ese logro, Mimessi hizo mucho también con su no intervención, restándole posibilidades a “Bigote” Zapata de que pudiera sumar algún que otro sufragio más.

Y seguro algunos se preguntarán por qué un radical le sumaría votos a un olmedista. La respuesta a ese planteo es simple. La Unión Cívica Radical (nombre original del centenario partido político, tergiversado en el último tiempo) integró el Frente Juntos por el Cambio en Salta que presentó varias candidaturas en las internas de septiembre. Aunque en Salta hubo un candidato “radical” como Héctor Chibán, éste no recibió el apoyo de ninguno de los comités provinciales, y mucho menos del presidente partidario, Miguel Nanni, quien fue detrás de lo ordenado por el PRO a nivel nacional, con Patricia Bullrich y Mauricio Macri a la cabeza, y acompañó la lista de la semi porteña Inés Liendo. Tras la derrota de ésta en manos de Zapata, toda la UCR se encaminó, conformes o no, detrás del olmedista y “Carozo” Chibán (por lo perro, no por lo del corazón de las frutas), sintió en carne propia lo que es no contar con el apoyo de los correligionarios.

Pero esto a Mario no parecía importarle. En el lejano San Martín, la contienda entre las dos fuerzas que dividen al país desde hace años, no era de interés del intendente tartagalense. O al menos eso quisieron hacerle creer al electorado. Es que, no hacer nada, también es una forma de hacer mucho. Sobre todo, en política. Allí, en las tierras del mango a la vera de la ruta, todos saben que las fuerzas que tradicionalmente suelen llevarse los laureles en cada contienda electoral son los kirchneristas del Oso Leavy, o los radicales de los ancestros de Mimessi. Si éste último hubiera obedecido las órdenes de su presidente partidario, y del enfrentamiento lógico y centenario entre peronistas y correligionarios, tal vez el resultado hubiera sido distinto y el FDT no metía dos diputados nacionales en noviembre.

Ahora, un grupo de afiliados a la UCR presentaron una carta al Tribunal de Conducta partidario en donde solicitan la expulsión de Mimessi por tener actitudes y comportamientos incorrectos, según lo que estipularía la Carta Orgánica radical. "Incurrieron en graves inconductas partidarias como, por ejemplo, integrar candidaturas en una lista de otro partido político o frente electoral en las últimas elecciones para cargos legislativos nacionales" afirma el escrito en donde también se solicita la baja para Natalia Loira (candidata de Guillermo Durand Cornejo) y Claudia Vargas.

Respecto a Mimessi, aseguraron que "autoridades partidarias del municipio San Martin como de los legisladores radicales que lo representan, puesto que resueltamente realizaron campaña proselitista tendenciosa con la clara intención de confundir y direccionar a los afiliados y simpatizantes partidarios a fin de que voten a un frente ajeno".

Lectores: 397

Envianos tu comentario