Política
Cabaret político

Uno peor que otro: orden de restricción para Sansone tras el cruce con la "ñoqui" de Mazzone

El legislador Daniel Sansone se cruzó feo y le solicitó a la ex diputada Liliana Mazzone que lo denuncie, conociendo la práctica que tiene de apretar a distintas personas.

El cabaret politiquero del fin de semana lo protagonizaron dos personas que tienen la lengua bastante filosa dentro de la función pública local. Uno es diputado y reaccionó con enojo tras la renuncia de su hija como secretaria de Cultura. La otra es una ex legisladora quien cobraría una jugosa cifra por ser "asesora" dentro de la Cámara de Diputados. Él se fue de boca; ella, ninguna santa, jugó al papel de víctima y pedirá la expulsión del reemplazante de Matías "Monseñor" Cánepa en la Legislatura.

Ni en los grupos de WhatsApp de "periodistas" uno puede descansar de los problemas de la clase política. Acostumbrados a ser serviles con los funcionarios a cambio de un saludo o una entrevista, mucho "colega" opta por incluir en este tipo de espacios a legisladores, funcionarios, ex políticos y algunos personajes de la farándula local. Este fin de semana, en uno de esos foros "de todo un poco", se llevó a cabo un impensado cruce que podría tener consecuencias legales.

Mientras un comunicador compartía una nota en la que se hacía mención a la renuncia de la secretaria de Cultura, Sabrina Sansone, la que tomó la posta fue la imitación de "Lilita Carrió" de los salteños. Desaparecida de las portadas y primeras planas, Liliana Mazzone aprovechó para lanzar su veneno pidiendo que el reemplazante de Sansone hija, sea una persona "capaz", dejando entrever la falta de profesionalidad que tuvo la ex coach de Marcelo Tinelli.

Ardido en el orgullo familiar, el padre de la ya ex funcionaria reaccionó saltando a la yugular de la ex diputada. Entre canchereadas y epítetos, Daniel Sansone, actual diputado provincial, se fue de boca y trató de "rata", "busca" y tildó el apellido de Liliana como "de mierda" entre tantas otras cosas. Furioso, el legislador le solicitó a la ex diputada que lo denuncie, conociendo la práctica que tiene Mazzone de apretar a distintas personas.

Esto último finalmente pasó, Mazzone presentó una denuncia formal contra Sansone y hasta pidió una medida cautelar para que el legislador no pudiera acercársele. Este último pedido fue concedido por la jueza de Violencia Familiar y de Género, Carolina Cáceres Moreno, quien ordenó que el diputado permanezca a, por lo menos, 300 metros del domicilio particular o laboral de la “víctima”, en este caso la ex legisladora acusada de ser una de las ñoquis de la Cámara de Diputados.

Ahora, Sansone deberá enfrentar las consecuencias que vendrán en la propia Cámara de Diputados, en donde se pedirá una comisión evaluadora, al igual que con Fabio Rodríguez, para evaluar su conducta. Apresurados los muchachos del oficialismo que no ven la hora de sacarse de encima al empresario que fue más opositor que el resto de fuerzas del recinto, para que llegue alguien más ameno al pensamiento de “Tuty” Amat y “Jhonny Bravo” Galíndez.

Lectores: 294

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: