Política
PASO

Tras el papelón y la vergüenza, habrá elecciones en el PJ provincial

El Partido Justicialista no atraviesa su mejor momento en la provincia.

Luego de la partida de Juan Manuel Urtubey, el Partido Justicialista de Salta no volvió a ser el mismo. Y no es que estaba mucho mejor durante el mandato del marido de Isabel Macedo, pero estuvo bastante organizado. O al menos así lo hacen notar muchos de los militantes que por varios años, a pesar de opinar distinto que las cúpulas que manejaban el partido, se podía debatir o participar para ver quién era el que más adeptos juntaba hacia las elecciones.

Con la suspensión de las Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias en la provincia por el contexto de pandemia, muchos dirigentes, militantes e históricos representantes del PJ local se vieron obligados a ver cómo una dupla de “recién llegados” decidía a su gusto quiénes iban a conformar las listas en los 60 municipios para participar de la contienda electoral del pasado 15 de agosto. Como suele ocurrir, la lupa suele centrarse en el departamento Capital, y sobre todo en la Ciudad de Salta, donde el presidente de la institución, Miguel Isa, quien fuera propuesto y “votado por unanimidad por el Consejo Partidario” (al menos eso informaron), no logró ni siquiera hacer piso para obtener una banca para concejal.

Este papelón y vergüenza que marcaron las urnas, solamente llegaron para empeorar la situación institucional en la cual se encuentra el histórico partido peronista desde la salida del ex gobernador Juan Manuel Urtubey, que trajo aparejado el alejamiento del ex presidente de la Cámara de Diputados, Manuel Santiago Godoy, de la Comisión de Acción Política (CAP). Esta última quedó en manos de Pablo Outes tras un congreso realizado el año pasado con bimodalidad (virtual y presencial) y ahí comenzó el declive. Mientras tanto, la presidencia permanecía en poder de otro urtubeycista, Pablo Kosiner, quien dio un paso al costado, al igual que lo hizo Isa hace poco menos de un mes.

Ahora, fue una mujer muy poderosa y cuestionada, Patricia Hucena, quien salió a anunciar que, por fin, el Partido Justicialista tendrá elecciones para elegir a su futuro presidente. Muy probablemente, éstas se realicen después de las PASO, tras tener claro un panorama de lo que pueda ocurrir en las urnas durante este domingo. Por lo pronto, se sabe que Isa no tiene ni ganas de asomarse nuevamente por la sede de calle Zuviría; tampoco lo quieren ver llegar por ahí. Se habla de otro isista, Gastón Galíndez, como posible candidato, aunque por estos días está más concentrado en su vida amorosa que en el amor partidario.

Actualmente resuena el nombre de otro de los sindicados como causantes de la abismal derrota de agosto para suceder al huidor Isa. Se trata de uno de los vacunados VIP con cargo en el Gobierno de Salta, cuyo propósito son las relaciones con la comunidad, pero se distingue por ir siempre al choque como ocurrió cuando un grupo de docentes a comienzo de año ingresó al Centro Cívico Grand Bourg. Se trata de alguien con denuncias en su contra, de su familia y de sus “pollos” o ahijados políticos como Lucas Tevez, acusado y denunciado por abuso sexual y acoso en perjuicio de una menor, que sigue siendo concejal en su Orán natal por la influencia que este funcionario ejerce.

Desde la vereda de enfrente, aquellos marginados en las últimas elecciones largaron el nombre y anunciaron que, si Antonio Hucena es la mejor propuesta que le queda al PJ del oficialismo local para presidir al partido, ven con mejores ojos rendirse a los pies del socialismo y afiliarse al Partido Obrero, o de última ir a jugar con Alfredo Olmedo.

Lectores: 200

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: