Información General
Acomodo en el poder

Todo queda en familia: El titular de Aguas, nuevo "suegrastro" del presidente del Ente Regulador

Luis María García Salado y su acompañante, Ilda Graciela Gilabert pudieron disfrutar de una velada tranquila con alguna que otra chuchería a modo de presente.

Con la llegada de la primavera, muchos corazones andan repimporoteando en la provincia y un par de tórtolos fueron sorprendidos en una conocida confitería de zona de Tres Cerritos, en donde los latidos, aseguraron, estaban a mil por hora. Pero no tanto por la adrenalina que podría producirles ser vistos juntos y confirmar un romance que ya vendría con varios meses de extrema confidencialidad; sino porque él no es tan bienvenido en la zona debido a los constantes problemas de los vecinos con el servicio que presta la empresa que dirige actualmente, y tendría miedo a los escraches como los que sufrieron algunos personajes como Kicillof, Boudou, Gines González y hasta el empresario (ilícito) de la carne, Alberto Samid, cuando violó la prisión domiciliaria.

A su favor estuvo que fueron en un horario donde la presión en el servicio de agua domiciliaria es continua y aceptable, por lo que Luis María García Salado y su acompañante, Ilda Graciela Gilabert (ex directora de Cooperadora Asistencial, integrante del último Tribunal de Disciplina del PJ local y administradora de una empresa fantasma) pudieron disfrutar de una velada tranquila con alguna que otra chuchería a modo de presente.

Las teorías conspirativas (por no decir el chismerío barato) en los grupos de WhatsApp, en donde suelen haber funcionarios de tercer o cuarto rango y algunos empleados estatales con aires de divas, pero con la lengua más larga que la de los integrantes de la banda Kiss, empezaron a entretejer una serie de comentarios que pasaron de la risa al “con eso no se jode” en poco más de media hora tras haber sido “soplados” por un infiltrado que pensó que con eso salvaba el año. Es que los muy desubicados, envidiosos, y faltos de cariño aseguraron que García se acercó a la ahora empresaria para que ésta sea una especie de intermediaria entre Aguas del Norte y el Ente Regulador de Servicios Públicos, en donde el yerno de Gilabert se desempeña como presidente.

La primera en poner el grito en el cielo habría sido la hija de la nueva novia de Salado, Victoria Restom Gilabert, titular del Boletín Oficial (donde asentó, poco antes de asumir, a la consultora SARES en donde junto a su madre y en la que es socia mayoritaria), asesora legal de la clínica IMAC y ex candidata a convencional constituyente. Es que a la esposa del Uluncha Saravia no le gustó que relaciones a su marido con teorías infundadas como que él no controla a Aguas del Norte porque su “suegrastro” es el titular, y cosas por el estilo.

Llamativamente el romance salió a la luz horas antes de que se trate en Audiencia Pública el incremento en las tarifas de las empresas prestatarias de los servicios de energía eléctrica y agua potable en donde, debido a su condición “no vinculante”, se inscribieron pocas personas para participar. Habrá que ver si en la serie de entrevistas que seguramente brindará Carlos “el Uluncha” Saravia alguien se anima a preguntarle qué tipo de relación mantiene con García Salado, uno de los empresarios a los cuales el ENRESP debería tener entre ceja y ceja, pero que ahora lo tendrá en más de un almuerzo familiar, con mucha suerte.

Lectores: 281

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: