Interior
Un dolor de cabeza

Sin paz: un nuevo apriete para "Dani" Moreno

El intendente de la localidad de Vaqueros, además de los problemas políticos tiene que lidiar con la falta de agua en su municipio.

El intendente de la localidad de Vaqueros, colindante a la Ciudad de Salta, no tiene respiro desde hace varios meses; incluso podríamos decir que, desde que asumió su último mandato al frente de la municipalidad, fueron más los dolores de cabeza que los placeres que lo que le acarreó la función pública. Blanco de críticas, ataques mediáticos, del enojo de sus pares de toda la provincia y del reclamo de miles de vaquereños, Daniel Moreno vive los últimos dos años de gobernabilidad (tal vez sus últimos), tratando de revertir la imagen negativa con sus votantes, quienes no pierden la oportunidad para plantearle las quejas que siguen sin tener solución.

Cabe destacar que los últimos tres o cuatro meses, fueron los más agotadores seguramente para el melli. Es que, desde el armado del frente “Gana Salta” y la composición de las listas en los distintos departamentos para las elecciones provinciales, el descanso se redujo a horas diarias. Y claro, él también era candidato en su departamento y perdió abruptamente en la categoría a convencional constituyente contra una mujer del Frente de Todos. Tanto esfuerzo vertido en la campaña, en posicionarse y en tratar de tapar la falta de gestión con “pantallas” como la realización de un desfile gaucho en pleno revuelo por la prohibición provincial de realizarlo en el Monumento al Héroe Gaucho, no le fueron demasiado fructíferas.

A esto hay que sumarle el desgaste que le produjo estar al frente del Foro de Intendentes en reemplazo de un experimentado Mario Cuenca (también de performance muy baja en las legislativas), y el escándalo de polleras VIP que se desató cuando una trabajadora del Gobierno de Salta, hizo pública su bronca al descubrir a la novia del alcalde de Vaqueros, una mujer con carrera dentro de la administración pública y experiencia en el rubro chocolatero, que había sido nombrada como “ñoqui” dentro del Foro en donde se desempeñaba como la secretaria privada de su pololo y atención al público de la fábrica de medias y alpargatas que el jefe comunal y su hermano, el futuro ex diputado, tienen desde hace muchos años en el microcentro de la ciudad.

En las ultimas elecciones, las PASO nacionales, Dani trató de dibujar el sufrido y ajustado triunfo del Frente de Todos (al cual apoyó) con una sonrisa por la gran diferencia que había sacado el candidato Emiliano Estrada. Pero solamente fueron un par de horas de festejo porque durante la tarde del miércoles, mientras toda la provincia estaba inmersa en la realización de la procesión del Milagro, el país ardía tras conocerse la renuncia de varios funcionarios tras la paliza sufrida en las elecciones días atrás, el celular de Moreno no dejaba de sonar. Llamadas y mensajes de números con distintas características telefónicas y su negativa a atenderlos, solamente trajo más incertidumbre al asunto. Es que, con la salida de Wado de Pedro del Ministerio del Interior (lo que finalmente no ocurrió), se desplomaba todo el apoyo que Moreno había solicitado a sus pares para apoyar la candidatura del ex ministro de Urtubey. Con la continuidad del funcionario nacional, hay quienes mantienen la esperanza de ligar algo.

Finalmente, y para coronar una semana tal vez para el olvido, ahora Daniel tiene que lidiar, o mejor dicho volver a atender, los problemas de siempre: La falta de agua en su municipio, el problema con las cloacas que si no llegan a los barrios, terminan desbordándose en las casas que están más cercanas al cementerio. Se viene una pelea que promete de todo menos soluciones, y es que el melli le echó el “fardo” a García Salado, el titular de Aguas del Norte, quien también viene amagando con salirse de escena, aunque eso quedará para otro día.

Lectores: 192

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: