Panorama Político Salteño
Malestar

Senil y fuera de sí, así pasa Martín Grande sus días en plena campaña

Los ojos puestos en Martín Grande. (Dibujo: NOVA)

Quien supo ser, hace varios años atrás, uno de los periodistas más confiables dentro de los medios locales, hoy se ve envuelto en ridiculeces, actos caprichosos, videos de poca monta y una serie de incoherencias que rozan lo absurdo cada vez que abre la boca.

El consejo de lavarse los dientes que dio a los niños durante décadas en su programa de radio matutino, no los aplica a la hora de hablar de otras personas con facultades mentales más ordenadas que el ex dueño de FM Profesional.

Casualmente, de profesional parece que le queda muy poco a Martín Grande. Durante las últimas semanas, y con el miedo constante de que la actual intendenta capitalina llegase a participar en las próximas elecciones dentro de Juntos por el Cambio, Martín se dedicó a arremeter contra todo aquel foráneo a la fuerza amarilla por la que milita desde hace varias campañas, y trata de entretejer alianzas inútiles que de nada le servirán a la hora de acaparar votos en abril del 2023.

No obstante, lejos de tener algún resultado favorable, inició una pelea digna de plumas y concheros en calle Corrientes contra su ex aliado, Miguel Nanni, líder de un sector minoritario de radicales "vendepatria".

En Salta estiman que la golpiza que recibió, allá por 2016, por parte del hijo del empresario de la salud y ex diputado provincial, Abel Ramos; dejó secuelas importantes en la psique del ex legislador nacional.

El diagnóstico no es descabellado. Desde la fecha hasta acá, Grande tuvo la oportunidad de ingresar al Congreso de la Nación de la mano del hoy gobernador Gustavo Sáenz, a quien critica cada vez que muestra sus dientes amarillentos producto del reflejo de las camisas que suele usar cuando no tiene las celestes "macristas" sobre su tórax.

Desde su desembarco en Buenos Aires, el semi chileno no hizo más que causar vergüenza a sus "comprovincianos". Entre sus destacados escándalos se recuerda el haber comparado a mujeres con marsupiales cuando se debatía el proyecto de interrupción voluntaria del embarazo (aborto) en 2018, el criticar con desconocimiento las vacunas contra el covid-19 e incitar el consumo del peligroso dióxido de cloro, o haber tratado de "atorranta" a una fiscal salteña que investigaba un posible vínculo entre él y un imputado por fraudes a la administración y facturación apócrifa.

Ahora, ya alejado de un cargo, busca retomar su actividad política mediante el espacio del PRO salteño que, como referentes, lo tiene a él y a otra salteña criada en otros lugares como Inés Liendo quien pasó parte de su vida en Buenos Aires donde militó para Cambiemos. Similar, en distintas proporciones, a Grande que fue criado en Chile hasta que sus padres se asentaron en las tierras de Güemes.

Lejos, muy lejos de buscar hacer la diferencia dentro de los posibles candidatos que, ante la falta de ideas e iniciativas, caen en acciones burdas, banales, deshonrosas, bochornosas sin pudor ni mucho menos honor; el ex periodista decide redoblar la apuesta de sus concejales y potencia todas estos defectos, puliendo el arte de lo posible para hacer política sin sentido y con el solo propósito de llamar la atención, o al menos intentarlo, estrategia que le fuera sumamente rentable a su mentor en esto de la cosa pública: Alfredo Olmedo.

En los últimos días, Grande invadió las redes sociales y grupos de WhatsApp con un video en donde se muestra con la todavía legisladora Virginia Cornejo, quien lejos de hablar honestamente a la cámara, lee con mucha dificultad unas líneas escritas por el propio Martín.

"No vamos a permitir ningún candidato impuesto desde afuera" señala Grande, haciendo alusión a la reunión que mantuvieron días atrás la referente nacional del PRO, María Eugenia Vidal, y la intendenta Bettina Romero, cónclave que sigue causando dolor al conductor televisivo que, en su ciclo "Al Día con Martín" terminó por embarrar la cancha al acusar que él quedó relegado de las decisiones que toma su partido en la provincia, y anunciando que Bettina Romero, Miguel Nanni y los hermanos Biella se sumarían a JXC.

Poco le duró la credibilidad a Martín cuando, a las horas, Miguel Nanni salió a responder que el arreglo era una farsa ya que no hay tal consenso hasta el momento, y declaró que la jefa comunal tampoco estaría al tanto de dicha incorporación al espacio amarillo. Luego fue el turno de los Biella que, en voz de su presidente, afirmaron que no cerraron con nadie y que están "abiertos a todos".

A pesar de todas las pálidas que rodean al ex legislador, quienes se pusieron a su disposición fueron algunos trabajadores del único hospital monovalente Hospital que hay en Salta, quienes estimaron que, si llega alguien de la talla de Martín a convertirse en habitué del mismo, podrían gestionar más fácil, o con mayor visibilidad, las mejoras que tanto reclaman desde hace meses. Malos los muchachos en Villa Las Rosas.

Lectores: 787

Envianos tu comentario