Panorama Político Salteño
El Ejecutivo que no escatimaría en gastos

Prioridades: en Tartagal piensan más en la joda que en las necesidades

El intendente Franco Hernández Berni, tiene la mente puesta en el centenario de la ciudad norteña mientras se descuidan otras áreas. (Dibujo:NOVA)

Es lógico que al cumplirse un centenario de algo, se dediquen muchísimos esfuerzos en hacer una fiesta, una conmemoración, o un homenaje acorde a la cantidad de años cumplidos. Pasa en todos los ámbitos. Instituciones públicas, privadas, deportivas, algún fallecimiento o nacimiento, y cualquier cosa de la que se conmemore un siglo, es digno de llevar algún recordatorio por parte de los que se sienten identificados o ligados a ello.

Por ese motivo es que es hasta comprensible lo que está haciendo la actual gestión municipal de Tartagal, en mano de su intendente Franco Hernández Berni, que tiene la mente puesta en el centenario de la ciudad norteña a cumplirse a mediados del mes de junio; y por este motivo es que se descuidan otras áreas.

Ya sea por negligencia o falta de pericia por parte del joven jefe comunal y parte de su equipo (aunque muchos ya fueron funcionarios del "Oso" y de "Chanchín" Leavy en el pasado), es que los problemas en la ciudad del piquete se incrementaron en las últimas semanas.

Venía muy tranquila Tartagal. A lo sumo algunos problemas y protestas menores que eran solucionadas de inmediato, al menos hasta mediados de abril. Desde hace ya seis semanas que los vecinos, caciques y punteros no estarían encontrando respuestas en la figura de Hernández Berni, y la paciencia comenzó a agotarse.

Falta de obras, una asistencia social deficiente y nula generación de empleo son los mayores reclamos al equipo municipal que, por el momento y al mejor estilo de Javier Milei, responden que no hay plata y que la que ingresa no alcanza para mucho. Las respuestas, claro, no tienen consecuencias buenas. Por ese motivo es que iniciaron las protestas en contra de la gestión.

Primeramente, fue la instalación de una carpa en las inmediaciones al edificio municipal. Luego el acampe se mudó unos metros hasta la Plaza San Martín, corazón de la ciudad, en donde se apostaron durante varias jornadas trabajadores que solamente piden fuentes laborales para sus cooperativas.

Llamativamente, o de manera simbólica, los manifestantes se ubicaron en la misma zona en la que estaba emplazado, semanas atrás, el acampe de docentes autoconvocados que fueron desalojados de repente, y que todavía reclaman por la devolución de objetos e insumos que tenían en el lugar. Lo mismo ocurrió en las últimas horas.

Según declararon los propios afectados, sintieron la prepotencia y hasta discriminación por parte del intendente que no da respuestas, de su funcionaria de Obras Públicas y de los efectivos policiales que cumplieron con lo solicitado por el ejecutivo municipal para correrlos de la plaza cuando lo único que realizaban era pedir trabajo, de forma pacífica, sin siquiera realizar ollas populares.

Mientras tanto, las quejas son constantes por las prioridades del Ejecutivo que no escatimaría en gastos para realizar los festejos del siglo de fundación de la ciudad, en donde el broche de oro sería un festival de magnitudes nunca antes vista en el norte, siendo más convocante que el popular Trichaco del Chaqueño Palavecino o el FestiOrán de Meri del que todos podrán disfrutar de forma gratuita. Para la joda todo, las necesidades pueden esperar.

Lectores: 397

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: