Política
La casta política y sus privilegios

Otro al que le va bien: Benjamín Cruz se muda a un country

El nuevo secretario de Gobierno de la Municipalidad de Salta, Benjamín Cruz.

La salida del Ministerio de Seguridad y el retiro de la garita policial que tenía instalada afuera de su -todavía- casa en un barrio del macrocentro de la ciudad, no pareciera afectarle mucho al nuevo secretario de Gobierno de la Municipalidad. Tal parece que, en pocas semanas, el dueño del Partido Identidad Salteña (PAIS), fuerza política más saencista que el propio gobernador, incluso; tendría ya las maletas listas, los muebles embalados y el transporte alquilado para llevar a cabo una mudanza hacia uno de los barrios privados más exclusivos que tiene la capital.

En una Salta sumida en la más profunda pobreza que empeora año a año, los únicos que parecen pasarla bien son los políticos. Mientras a los médicos les aplican el impuesto a las ganancias, a los comerciantes los atosigan con las tarifas, a los ambulantes no los dejan estar en las calles, o muchos sufren hechos de inseguridad mientras cumplen con sus tareas; la clase política, "casta" según Gustavo Orozco, puede darse el lujo de cambiar de auto de forma constante, de no gastar los neumáticos ya que se mueven en vehículos de uso "oficial" y hasta en las aeronaves, o compran terrenos y mandan a construir verdaderas mansiones en zonas exclusivas, alejadas hasta de los delincuentes.

Benjamín Cruz es un claro ejemplo de lo recién manifestado, sino no hay explicación para lo que fue la prosperidad en sus arcas personales desde que llegó a lo más alto de la función pública. Mientras era subsecretario de Ambiente en la Municipalidad durante la gestión de Gustavo Sáenz como intendente, Cruz mantuvo un perfil bajo. Siempre estuvo "detrás de" o "después de" y, generalmente, si no atendía Gastón Galíndez a las consultas de los medios, pocos optaban por tener la palabra de Benjamín, quien se mostraba accesible a todo tipo de entrevistas.

Ya en el Gobierno, y con un cargo nuevo, realizó algunas mejoras en su casa de calle Santiago Morales al 700, en una zona tranquila de barrio El Pilar, muy cerca de avenida Bolivia; pero lo que más sorprendió a vecinos y otros funcionarios, fue la instalación de la garita policial exclusiva a las afueras de su vivienda. La morada contaba, hasta hace unos días, con vigilancia 24/7 y los canitas afectados no tenían permiso "ni de ir al baño" si no hablaban previamente con los allegados de Cruz que comandaban todo a la distancia mediante un handy tetra.

Ahora ya no necesitará más ese tipo de custodia (que habla mal de él, por cierto, ya que no confía en la seguridad pública que tienen la gran mayoría de los salteños y solicitaba un servicio especial para los suyos), ya que el lugar donde se está emplazando en estos momentos la nueva morada Cruz, tendrá lugar en el coqueto "Valle Escondido", un country ubicado en el ingreso este de la ciudad, por zona del acceso norte, a los pies del cerro donde se encuentra la Virgen de María Libia.

La zona es conocida por su lejanía de la ciudad y, aunque las condiciones geología es similar ya que parte de las viviendas están en las laderas de los cerros que colinda el barrio; nada tiene que ver con otros como Floresta, Canillita o Torino que están del otro lado, y que caracterizan por la extrema pobreza de sus habitantes.

Lectores: 519

Envianos tu comentario