Política
¡Éramos pocos!

No arregló ni la casa de sus viejos en Castañares, pero Leiva quiere ser intendente

El diputado provincial David Leiva quiere bajar al llano y competir para ser el próximo intendente de la ciudad de Salta.

El cantante cumbianchero reconvertido en político local, David Leiva, volvió a pedirle a sus superiores dentro del armado oficialista de cara a las elecciones del año que viene, que lo dejen ser el elegido para disputar la intendencia capitalina en las elecciones del próximo mes de mayo. Lo gracioso, es que el presidente de "Memoria y Movilización" quiere participar por otra fuerza política, hoy comandada por Pablo Outes.

Curiosamente, el ex concejal y hoy diputado provincial, ya intentó hace tres años llegar hasta el Sillón de Moldes. En esa ocasión, compitió directamente con los candidatos del hoy gobernador Gustavo Sáenz. Fiel, hasta ese momento, a lo que venía siendo su carrera política; Leiva fue el candidato más votado en las PASO y en las Generales dentro del Frente de Todos, quedando muy por detrás de Bettina Romero, pero cumpliendo una destacable actuación quedando en segundo lugar.

Hoy la situación es muy distinta. Tras las últimas elecciones ejecutivas, Leiva quedó "desempleado" siendo sostenido por un agrupamiento político (AP) de la Cámara de Diputados cedido por su amigo, Mario Moreno. Durante el acto eleccionario, había hecho tratos con algunos concejales y diputados saencistas que no acompañaban la candidatura de Bettina Romero (como los más afines a Matías Posadas, por ejemplo) y es así como, a horas de haber quedado en segundo lugar, fue recibido por el intendente salteño, Gustavo Sáenz, quien ya había sido electo gobernador.

Ya del lado saencista de la vida, llegó a la legislatura, ubicó a su noviecita en un alto cargo en Derechos Humanos y ahora lucha por ser él intendente salteño. Contrariamente a sus aspiraciones, quienes más molestos se mostraron con el deseo del "Rey David" de comandar la ciudad, fueron sus propios ex vecinos y amigos del norte de la capital, precisamente del barrio que lo vio nacer, crecer y triunfar; los habitantes de la populosa República de Castañares.

Es que los ex compañeros de la primaria, la banda del antoniano, la Barra del Negro Siares, los participantes del Concurso de la Empanada y los organizadores de los corsitos infantiles; coincidieron en que Leiva está capacitado para cantar bonito e interpretar algún que otro tema con Karina La Princesita, pero no para hacerse cargo de una ciudad. “Está loco éste, no ayudó ni arreglar la casa de sus viejos y quiere ser intendente. Ni una nota presentó para el pavimento, los vecinos teníamos el barro hasta las rodillas y el aparecía con el Oso a dejar algún bolsón en el merendero, pero todo quedaba ahí”, contó con mucho rencor un DT de la escuelita de fútbol que funciona a pocos metros de la casa que supo habitar David durante su adolescencia.

Con poca “memoria”, el diputado inició la “movilización” hacia el PJ, vendiendo nuevamente los pocos valores que demostró tener, para lograr un objetivo personal caprichoso, dejando de lado, inclusive, la voluntad de cerca de 15 mil salteños que lo votaron para que él los represente en la Cámara de Diputados hasta el 2025. A pesar de ese pobre caudal de votos, que sumados a los de Javier David quien iba en la lista del PJ durante el 2021, no llegan a las 30 mil almas adherentes como para disputar una intendencia. Aun así, uno de los legisladores que más jugó en contra del pueblo salteño, siendo quien ingresó por ventanilla la nueva modalidad de elección de concejales, o el proyecto para eliminar las PASO, sigue jugando a la política y queriendo cosechar cargos para engrosar el CV.

Lectores: 322

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: