Judiciales y Policiales
Enriquecimiento ilícito

Méndez, la manzana que pudrió al cajón (y se llenó de guita, obvio)

Rubén Méndez, por ahora, intendente de Salvador Mazza, tendrá que explicar ante la justicia cómo y al menos 7 integrantes de su fuero íntimo, coleccionaban autos de alta gama y tenían millones de dólares y pesos.

De público conocimiento es que el por ahora intendente de Salvador Mazza, al norte del país, ya tendría un pie afuera de la comuna al igual que su antecesor, el tristemente recordado Carlos “Ojo Alegre” Villalba, quien en 2013 fue destituido tras ser arrestado en el interior de un cabaret allanado por trata de personas, incluidas niñas menores de edad. Pero poco se habló de ayer a hoy de quiénes son los cómplices que ayudaron o callaron ante los desmanejos del futuro ex jefe comunal. Hijos, parejas, sobrinos. Cuando el árbol crece torcido…

Este jueves, finalmente, fue imputado Rubén Méndez y, junto a él, otras 10 personas de la cuales 7 tienen o tuvieron algún parentesco filial con el todavía intendente al cual le secuestraron de distintas propiedades más de 854 mil dólares (más de 158 millones de pesos argentinos), 9 mil euros, 34 millones de pesos locales, un BMW modelo X6 XDRIVE 40I a su nombre; un BMW, modelo M340I XDRIVE a nombre de su hijo Roque Maximiliano Méndez; una camioneta FORD Ranger Raptor 2.0L BIT 4×4 10AT a nombre de su hija Ivanna Irene Méndez y otra camioneta FORD Ranger Raptor 2.0L BIT 4×4 10AT a nombre de su expareja Susana Angelita Palacio. Hasta ahí tres personas de su entorno familiar. Cabe destacar que ninguno de ellos (hija, hijo y ex pareja) tienen “capacidad patrimonial y financiera” para adquirir esos vehículos, lo que en otras palabras sería “no les da el cuero” si tuvieran que hacerlo con el sueldo que perciben mes a mes.

El hermano de Méndez, Juan Marco Méndez, empleado municipal de profesión, era una especie de recaudador de dinero que se obtenía de dos puestos de control, el cual no ingresaba formalmente al municipio y terminaba en la caja fuerte de Rubén que, como se difundió, bastante llena estaba.

Ángela Paola Gijena,actual pareja del jefe comunal, también se encuentra en esta lista de personas imputadas. Si bien no se le encontró un rol marcado dentro del funcionamiento de la asociación ilícita por la cual fueron imputados, sí se la tiene como partícipe del circuito de dinero que obtenía la empresa criminal. En idéntica situación se encuentra Antonio Reinoso Méndez, sobrino del intendente. Ya van seis.

Por último, al menos de la familia del alcalde norteño, está su actual cuñado, Jesús Manuel Gijena. Un inspector de uno de los puestos de control y recaudación que tiene el municipio y hermano de la actual pareja de Méndez: Ángela Paola. Este hombre fue sindicado como el “vigía” de la recaudación ilegal y el tráfico de circulación del dinero.

A esto se suman tres funcionarios actuales, de los cuales no se tiene el mejor concepto que digamos: el primero de ellos es Oscar Gutiérrez, secretario privado y lacayo personal de Méndez quien en su haber cuenta con un intento atropello a un periodista local, y una denuncia por amenazas el Día de la Mujer del 2020, cuando junto a su pareja amenazaron de muerte a una mujer y sus tres hijos, en plena calle. El segundo es Roberto Balverdi, actual secretario de Hacienda, quien se presentó este año para las elecciones provinciales como candidato a intendente de Aguaray, quedando muy por detrás del ganador Guillermo Alemán. Finalmente, el último en la lista de imputados, por ahora, es Roberto Orellana, el secretario de Obras Públicas.

“Mecha”, como se lo conoce en el pueblo, fue portada de medios nacionales tras conocerse un video y fotografías en donde, aprovechándose de su cargo, se hizo llenar una pileta tipo “Pelopincho” en su casa mientras miles de vecinos sufrían los embates de la sequía del norte salteño.

Lectores: 122

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: