Política
Mal trago

Madile con Gramajo, se comió un "tremendo" sapo

El presidente del Concejo Deliberante tuvo que soportar un mal trago con el único propósito de mantenerse dos años más como autoridad del cuerpo.

Y antes que los mal pensados empiecen a sacar sus propias conclusiones, en el título hacemos referencia al mal trago que tuvo que soportar el presidente del Concejo Deliberante, con el único propósito de mantenerse dos años más como autoridad del cuerpo.

El yunque que le atornillaron desde arriba como candidata en segundo término, no solamente no sumaba en votos, sino que días antes de asumir, se transformó en un verdadero dolor de cabeza, a tal punto que el único edil que defendió hasta el viernes a la concejal etílica fue él mismo.

Con la asunción ya consumada, y con la renovación de autoridades en el bolsillo, al presidente del cuerpo se le presentó una situación en la que debía optar por mantener su puesto, o poner en dudas la conducción del CD. Tras el acto del pasado viernes, se le consultó (nuevamente), sobre el accionar de Gramajo, su compañera de lista, y su respuesta fue un poco más acorde a los que muchos esperaban.

Y decimos “un poco” porque solamente a él se le ocurre que en Salta, tierra viciada por la falta de recursos tecnológicos y humanos para poder realizar una pericia de forma adecuada en cualquier ámbito, se pueda comprobar, pasadas varias semanas del video en cuestión, de que la edil electa conducía un vehículo en estado de ebriedad. “Primero hay que comprobar que estaba alcoholizada, hay que comprobar muchas de las cuestiones que solo se ven en un video.

Para eso se conformará la comisión, para que se estudien las cosas y a base de esos elementos se tomará una decisión”. Resulta que ahora los ediles son expertos en educación vial cuando muchos apenas si terminaron la secundaria. En realidad, la única declaración acertada del “Flaco de Chupines” fue que ahora la edil deberá someterse a las investigaciones de alguna comisión que se cree para evaluar su caso.

Casualmente, en las primeras horas de esta semana, el titular del bloque Juntos por el Cambio y vicepresidente primero del Concejo, José Gauffín, presentó el pedido formal de investigación del hecho por parte de la Comisión de Disciplina, Juicio Político y Responsabilidad Patrimonial, donde él, Paula “Ojitos Bonitos” Benavides, José “El Tamalero” García, Alberto “Turco en la neblina” Salim y el mismísimo Madile, deberán sentar postura definitiva sobre el futuro de Soledad, a quien ya bautizaron como “collar de sandías”; por lo pesado que es cargar con ella, obvio.

Dicen desde Casa de Gobierno que durante este lunes, se lo pudo ver brevemente a un heraldo de Darío haciendo de paloma mensajera y pidiendo hablar con alguien de la alta esfera para pedir, solicitar y casi implorar que le permitan al flaco desentenderse por completo de su compañera de fórmula.

Ya que desde la primer minoría, de marcada diferencias con la conducción de Madile, ya estarían analizando solicitar una revisión también para el presidente del cuerpo, por la frialdad con la que este defiende un acto ya repudiado hasta por la Agencia Nacional de Seguridad Vial, dependiente del Gobierno Nacional.

Por otra parte, y aferrada como la Marengo a Tinelli en su época del baile del Koala, Gramajo dijo que acudirá a artilugios de la Carta Orgánica Municipal para aferrarse a las casi 400 lucas que percibiría un concejal en la Ciudad de Salta.

A su favor está la conformación del cuerpo deliberativo, cuyo porcentaje mayoritario pertenece a su espacio político; en su contra, nadie la quiso tener de compañera de bancada (diría el desaparecido Partido Obrero), y todos la hicieron a un lado como si de una paciente con la cepa Ómicron se tratase, por lo que tuvo que formar un monobloque, presidido por ella, y compuesto solamente por la túnica de lienzo barato que se colocó encima el pasado viernes a la hora de asumir.

Igualmente, y sin pelos en la lengua, mucho menos con vergüenza; aseguró que en su defensa citará el Artículo 19 en donde reza que: “El Concejo Deliberante podrá corregir a cualquiera de sus miembros por desorden de conducta en el ejercicio de sus funciones y hasta excluirlo de su seno por razones de incapacidad física o moral sobreviniente. Para este fin, deberán concurrir los dos tercios del total de sus miembros”.

Palabras más, palabras menos, este artículo expresa que si los actos no se cometieron cuando la persona en cuestión ejercía el cargo de edil, no sería suficiente para pedir la destitución del cargo. El Chuky Flores se está arrancando los pelos del “pupo” de la bronca.

Lectores: 469

Envianos tu comentario