Política
Hoy se agarran la cabeza

Los rosarinos tienen a la Galleguillos que se merecen...

Griselda Galleguillos, aquella misma que disputara la presidencia del Concejo Deliberante casi a golpes en Rosario de Lerma, que se autoproclamó como tal en medio de la pandemia y sin el apoyo de sus pares.

Ya la tuvieron concejal, y muchos la padecieron. La experiencia les decía que no era una buena idea depositar a la joven de cabello rizado en la Cámara de Diputados, pero los vecinos hicieron caso omiso. Hoy se agarran la cabeza, y más de uno se arrepiente de haber volcado su confianza en alguien que, en la frente, llevaba un cartel imaginario diciendo "los voy a defraudar", y eso es, justamente, lo que viene haciendo en casi medio año como diputada.

Griselda Galleguillos, aquella misma que disputara la presidencia del Concejo Deliberante casi a golpes en Rosario de Lerma, que se autoproclamó como tal en medio de la pandemia y sin el apoyo de sus pares, denunciante mediática crónica de jefes comunales y ediles locales; hoy goza de un cargo legislativo mayor, con beca a cuatro años, y estabilidad económica y financiera hasta diciembre del 2027.

Lamentablemente nos confundimos. Se confundieron todos. Allá por noviembre del año pasado, cuando recién asomaba la joven al recinto de sesiones previo a haber protagonizado dos escenas inolvidables al asistir con atuendo rosa "Barbie" a la entrega de diploma y con vestido de novia al momento de su juramento; todo indicaba que una de las pocas y casi nulas legisladoras del cuerpo iba a jugar un rol fundamental en la Cámara Alta local.

Inició fuerte. Tal vez recuerden que por esos meses y antes del receso estival, la diputada rosarina tuvo un fuerte cruce con sus pares a quienes llamó "casta" y los invitó a reducirse el sueldo, al menos, en un 50 por ciento. Allí tuvo una contrapropuesta de dos oponentes de Rosario, pero de la Frontera, quienes retrucaron la oferta y convocaron a donar la totalidad de la dieta, hoy estimada en casi seis millones de pesos mensuales, pero todo quedó en la nada. Parece ser que el aumento de todo fomentado por el gobierno que Galleguillos apoya, sumada a la baja venta de paltas orgásmicas durante el verano, la hicieron replantearse el tema de reducirse el sueldo.

Hoy por hoy la "promesa" está desdibujada y apeló, en esta última sesión, a los recursos viejos que solían tenerla como tapa de alguna noticia en su paso como edil hace unos años. Resulta que, en la sección de homenajes de la Cámara, decidió tomar la palabra y referirse a algo muy particular. En un momento donde todos los que decidan hablar tendrían que, justamente, homenajear a personas, personalidades o instituciones que dejen algún tipo de beneficio a la sociedad (lo que no siempre ocurre), Griselda decidió homenajear a los hombres.

Sí, sin ningún motivo preponderante, y solo porque se le ocurrió, la millonaria legisladora aseguró estar al tanto que no estaba ni cerca de alguna fecha conmemorativa para el género masculino como el bastardeado Día del Hombre, pero quiso hablar igual. "Muchas veces son sometidos a manipulación de algunas mujeres que usan mentiras y amenazas en la vida familiar, social y laboral" afirmó la rosarina y aseveró que, en la propia Cámara, hay legisladoras que degradan a los hombres, pero que hasta el momento no hay acusaciones ciertas.

Entre tantas cosas, terminó diciendo que ella no se considera machista ni feminista, sino que es una persona justa. Justo sería que se dedique a legislar por temas que realmente impacten positivamente en la sociedad y no solo para conseguir algunos "likes" en Facebook. Menos Instagram, menos selfies y menos espejos, Gri.

Lectores: 244

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: