Interior
Polémicas y discusiones

Lluvia y plata, los problemas del intendente originario de La Caldera

Se trata de Diego Sumbay y apenas lleva 2 años al frente de la Comuna.

Diego Sumbay lleva poco más de 2 años al frente del Municipio, y ya hay quienes anticipan que los meses que restan hasta diciembre del 2023, serán los últimos de su carrera política.

En este tiempo, lejos de intentar hacerse camino por alguna fuerza alternativa como la que lo llevó a ser jefe comunal, Sumbay decidió ir tras los pasos de 2 figuras ya desgastadas en el departamento, y adquirió las malas mañas de gestiones que no hicieron nada por sus pueblos.

En el ocaso, siguen apareciéndole problemas que está lejos de solucionar, pero no por falta de recursos, sino de ganas. Tras el temporal de lluvia y tormenta eléctrica que llegó a Salta durante la noche del pasado miércoles, no solamente los vecinos de la zona norte de la Capital se vieron seriamente afectados, sino que los problemas también llegaron hasta el pequeño pueblo de La Caldera, ubicado en medio de los cerros.

En aquella localidad, un grupo de 60 familias quedaron aisladas tras el crecimiento de un arroyo que terminó por desgastar un puente que lleva más de 30 años siendo el único ingreso y egreso del resto de la población caldereña. Al igual que ocurre con el famoso puente blanco que cruza el río que lleva el mismo nombre del municipio, son obras demasiado antiguas que ya quedaron insuficientes para la cantidad de población.

Si bien el problema viene desde hace varios años, los vecinos acusan que Sumbay se dedicó solamente a “hacer bollos con la nariz y pasear en la camioneta de la muni” en vez de gestionar obras como la construcción de un nuevo puente de ingreso al pueblo, o algo más leve como la reparación o construcción de un nuevo acceso a La Calderilla, lugar donde quedaron las familias aisladas tras la lluvia.

Un concejal local expresó que la de Sumbay, podría pasar a la historia como una de las peores (sino la peor) de las gestiones municipales de los últimos años; con una imagen negativa aún mayor que la que terminó con la carrera de Daniel Escalera, su antecesor.

No conforme con ganarse el malestar de los vecinos por la falta de obras, ahora también apunta a ser una persona no grata para los empleados municipales. En realidad, nunca lo fue, pero los últimos meses de convivencia fueron bastante llevaderos, hasta ahora.

Cabe recordar que Sumbay registraba uno de los sueldos más bajos en la administración pública, llegando a haber personas que cobraron en estos 2 años de su gestión, sumas de tan solo 12 mil pesos por mes, por prestar servicios de al menos 30 horas semanales; es decir 6 horas diarias de lunes a viernes.

Hoy, el intendente kolla se encuentra en una encrucijada de la cual será muy difícil que salga bien parado. Es que, con el anuncio del bono que pagará el Gobierno de la provincia, y el acompañamiento de distintos intendentes a esta retribución económica, Sumbay se mostró muy dubitativo y aseguró que, si llega a otorgarle el bono a los municipales, peligran los aumentos de sueldos que podrían llegar a darse tras las reuniones por paritarias.

“Solamente recibimos la coparticipación, no generamos. ¿Qué quieren que haga?”, afirmó el alcalde en declaraciones este jueves. Por lo bajo un obrero que miraba el pésimo estado del puente del cual les hablamos antes murmuraba “para qué se presentó entonces”.

Por lo pronto, Sumbay, Daniel Moreno y Gustavo Pantaleón, los “máximos” referentes departamentales, se habrían reunido por zoom para tratar los problemas que dejó la lluvia, y habrían hecho la danza del sol “online” para que el clima sea más buenito con ellos y no termine de hundir las pocas expectativas que le quedan para seguir viviendo de la política.

Lectores: 412

Envianos tu comentario