Política
¿Perverso o "mala leche"?

La estrategia de Emiliano Durand es restar votos más que quedarse con la intendencia de Salta

El abogado Emiliano Durand, que hace casi un año fue electo como senador provincial por la Capital salteña, sigue sin hacer gala del cargo que ocupa en cuanto a gestión legislativa.

El abogado Emiliano Durand, que hace casi un año fue electo como senador provincial por la Capital salteña, sigue sin hacer gala del cargo que ocupa en cuanto a gestión legislativa, y solo ostenta ese título cada vez que organiza algún tipo de evento en donde convoca a varias personas con la promesa de entregarles algún título de capacitación en algo, brindar asesoría gratuita, o sortear premios como el último registro que se tiene del dueño del medio Qué Pasa Salta.

La performance que tuvo el año pasado, dejando atrás a candidatos como Matías Posadas o Martín Grande quienes tenían el cartel de "candidatos", hicieron que la ambición del hombre creciera tanto, que hasta se podría decir que mordió la mano de quien le dio de comer, o de quien lo depositó, directa o indirectamente, en la Cámara de Senadores.

Aunque no lo dicen abiertamente, en los cafés donde se juntan a rosquear los destinos de la provincia y cada una de las alianzas de cara al próximo 2023, ya mencionan la traición que va a cometer Emiliano Durand en las elecciones provinciales. Sabido es que el candidato del oficialismo más duro en los comicios anteriores era Matías Posadas, un hombre más alineado a los pensamientos de las cabezas que tiene hoy Grand Bourg, y por eso destinaron la mayor parte del recurso en tratar de ubicarlo en la Legislatura.

El otro candidato oficialista llegaba por un frente distinto, consolidado por una disidencia que se entendía más, tal vez, con el romerismo. Fue el segundo el que se quedó con la banca, causando la renuncia del primero al cargo que ostentaba en el Ejecutivo. De hecho, el apoyo de la hoy intendenta capitalina se notó hasta el mismo día de la elección. "Estoy orgullosa de la campaña que hicimos y del gran candidato que tenemos, Emiliano Durand" posteaba Romero el 15 de agosto junto a una fotografía de ambos afuera de una escuela.

Traición o no, lo de Emiliano hoy es morder la mano que le dio de comer. Lo peor del caso, es que cuenta con el apoyo de un sector que comanda la Cámara de Diputados que no pueden ni ver a la jefa comunal en sus filas y sueñan con destronarla. Pero ni ellos son tan ingenuos. Saben que Durand llegó por el romerismo y que, en caso de enfrentarse a la intendenta, no va a contar con el mismo caudal de votos, ni mucho menos el apoyo de una figura fuerte ya que, desde más arriba, no tomarán partido por uno u otro si llegaran a disputarse el mando en frentes diferentes.

Así, con las cartas en la mesa, desde Mitre 550 aseguran que Emiliano va a jugar en estas elecciones. No renunciará a la banca, sino que solicitará licencia para competir por la intendencia. Allí se topará con que la gente no vota, muchas veces, a alguien que sortea un premio que en realidad es una pequeña fracción de lo que mes a mes se embolsilla con su medio de comunicación en concepto de pauta.

Pero eso lo sabe, por eso solamente pide licencia, para volver luego a la senaduría. Entonces, ¿por qué se presentaría en las elecciones si sabe que no ganará? Simple. El objetivo es desmejorar la imagen de alguien, restándole votos, para hacer que parezca más debilitada por el resto de la gestión. Perversos eran los hijos de Elí (Libro de Samuel en la Biblia para los no entendidos), lo de Durand ya es mala leche.

Lectores: 222

Envianos tu comentario