La Provincia
¿Al final qué quiere hacer?

La alegría le duró poco: Gustavo Orozco festejó la casi salida de Abel Cornejo

El funcionario nacional había anunciado que se alejaba del Ministerio de Seguridad y Justicia en la provincia, pero parece ser que todo quedó en la nada misma. (Dibujo: NOVA)

Como si de un superclásico se tratara, allegados al ex policía afirman haberlo visto sonriente y alegre en la mañana de este miércoles, luego de que Abel Cornejo anunciara su renuncia al Ministerio de Seguridad y Justicia.

Aunque el funcionario apuntó directamente contra el legislador por todos los “agravios” recibidos desde que asumió en el cargo, todo indicaría que el motivo de su intento de partida, en realidad, está encaminado por el escándalo de la financiera trucha que estafaba a policías, y debido a una pelea interna con un viejo conocido que sigue siendo resistido.

Un incumplimiento electoral, otra de las hipótesis sobre la decisión que al final quedó en la nada misma. El ex procurador general de la provincia, Abel Cornejo, sacudió la mañana del miércoles con un anuncio inesperado.

Mientras todos esperaban, tal vez, mejoras salariales para los efectivos, la adquisición de nuevos móviles o insumos, la solución a aquellos que no perciben su sueldo en blanco o la agilización de trámites para los retirados; el funcionario anunciaba su renuncia al cargo en medio de un acto repleto de policías y graduados de la fuerza que miraban con asombro a una de sus máximas autoridades.

Si bien en el discurso donde hizo efectivo el anuncio, Cornejo se limitó a expresar que lo suyo era un ciclo cumplido, posteriormente en declaraciones con los medios afirmó que una de las causas por las que decidió dar un paso al costado, a la cual tildó de ser la “frutilla del postre”, fue la causa por la financiera trucha que estafó a cientos de personas en Salta, en su mayoría a personal policial.

Y es que esto no solamente le trajo problemas dentro de la fila azul que empezó a amenazar a los investigadores con tal de cubrir a mucho jefe que no estaría hasta las manos, sino hasta los codos en toda esta trama corrupta, sino que también le significó una pelea sin precedentes contra el procurador y reemplazante suyo, Pedro García Castiella; y contra el legislador de Rosario de la Frontera y ex comisario, Gustavo Orozco.

Este último, bruto como todo cana norteño, se despachó en reiteradas oportunidades contra Cornejo, haciéndolo responsable por la crisis actual en la fuerza policial, el descreimiento de la sociedad en una institución que debería ser ejemplo a seguir, y manifestó hasta el hartazgo que el ex juez de corte debía renunciar al cargo de ministro.

Esta confrontación llegó a un impensado nivel cuando hace 15 días, convocado por la Cámara de Diputados a responder interrogantes en el recinto, Orozco tomó la palabra y le pidió a Cornejo que hablara del escándalo de la financiera.

Lejos de responder, lo cual era su obligación, el entonces ministro decidió soltar el nudo que tenía en su garganta y atacó al legislador a quien acusó de insultarlo, de haber sido exonerado de la Policía y de la Asociación del Fútbol Argentino por golpear a un árbitro, y de no comparecer ante la Justicia por 37 supuestos procesos penales.

Sobre esto, en la pasada noche de martes, en la sesión ordinaria de la Cámara Baja, Orozco solicitó que se conforme una comisión investigadora para evaluarlo a él mismo y considerar que no sea digno de tener una banca. Horas después, Cornejo anuncia su salida.

Pero no solamente es Orozco un dolor de cabeza para el ex procurador, sino que también habría sido otro funcionario que ya tiene en sus espaldas el haberse cargado al antecesor de Cornejo a quien le hizo la vida imposible dentro del Gabinete.

Benjamín Cruz, actual secretario de Seguridad y uno de los fundadores del saencismo “más papista que el Papa”, habría ocasionado, otra vez, una grieta en el Ministerio de Seguridad y Justicia, poniendo a trabajadores de un bando u otro, olvidando que lo que realmente importaba era brindar un derecho a todos los salteños y no sus aspiraciones personales.

Vergonzosamente, Cruz se mantuvo en el cargo pese a la salida de Juan Manuel Pulleiro, con quien casi se enfrentan a golpes de puño, y tiene privilegios tales como contar con vigilancia las 24 horas del día a través de una garita policial instalada en la puerta de su casa, pero que emplea a efectivos de la Comisaría Tercera, que podrían estar destinados a otras tareas.

Por último pero no menos tenido en cuenta, se rumorea que una de las causantes del intento de alejamiento de Cornejo haya sido algún incumplimiento proselitista de cara al año que viene. Es que desde un comienzo se habló de que el desembarco del ex juez de corte en el Gobierno, tenía fines netamente políticos para tomar protagonismo y aspirar a una banca durante el 2023.

Lamentablemente para Cornejo, los sondeos no habrían tenido resultados favorables, por lo que su salida es, en realidad, un escape para buscar nuevos destinos que pudieran hacerlo más “amigable” ante los salteños y así conseguir algún que otro voto más en los próximos comicios.

Finalmente todo quedó en la nada, igual que este pasado martes, aunque con un Cornejo “herido” y ya despachado en contra de opositores y oficialistas. Y un Orozco que, si bien se quedó con las ganas de despachar al encargado de la seguridad en Salta, sale victorioso ya que hizo tambalear la estructura provincial.

Lectores: 314

Envianos tu comentario