Capital
A cargo de la Secretaría de Desarrollo Humano

La Municipalidad de Salta brindó un taller sobre prevención del Bullying

Se llevó a cabo en la escuela Número 4.731 Fray Roque Chielli.
Se capacitó a 40 alumnos de cuarto y quinto grado de la institución, además de instruir a los docentes en el Metodo Kiva.
El Bullying es un comportamiento violento e intimidatorio que se ejerce de manera verbal, física o psicológica entre niños y adolescentes durante la etapa escolar.

La Municipalidad de Salta, a través de las Direcciones de Relaciones con la comunidad y Discapacidad, continúa desarrollando talleres en instituciones educativas.

En ese marco, el equipo de la Secretaría de Desarrollo Humano, capacitó a 40 alumnos de cuarto y quinto grado, de la escuela Número 4.731 Fray Roque Chielli, en prevención del Bullying.

Asimismo, a los docentes se les brindó información sobre el método finlandés Kiva, reconocido por su éxito en el tratamiento y prevención de esta problemática.

“La activa participación de las niñas y niños permitió observar otras problemáticas subyacentes tales como el riesgo de Grooming en el uso de juegos, acceso a internet y la falta de horas de sueño a causa del uso del celular”, afirmó Cynthia Molinari, responsable del área de Relaciones con la comunidad.

Qué es el Bullying

La palabra bullying deriva del inglés y se puede traducir al español como "acoso escolar" o "intimidación". Se refiere a un tipo de comportamiento violento e intimidatorio que se ejerce de manera verbal, física o psicológica entre niños y adolescentes durante la etapa escolar.

Se trata de una serie de maltratos continuos que son llevados a cabo de manera intencional por uno o varios agresores, con el propósito de herir, generar inseguridad o entorpecer el desenvolvimiento escolar de la víctima.

Qué es el método Kiva

El método Kiva propone una forma distinta de abordar el problema del acoso escolar: actuar sobre quienes, por acción u omisión, colaboran en la violencia, en lugar de centrarse en la relación entre víctima y acosador. Es decir, se implica en la resolución del problema a los testigos del acoso: compañeros y compañeras que ríen o fomentan las situaciones de confrontación y aquellos que evitan implicarse por miedo o por cualquier otra razón.

El objetivo principal es evitar que las situaciones de acoso se normalicen, sean algo hasta divertido y, por tanto, se permitan. Al evitar que los testigos sean cómplices, el acosador pierde la posición de poder con la que siente que su conducta queda avalada en el grupo.

Lectores: 162

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: