Política
Delirio verde

Jorge Guaymás y el "curro" de querer acomodar a su pareja en el Congreso

Por ahora, Blanco y el verde siguen con el teléfono con sonido para ver si alguien se digna en llamarlos.

Las pasadas elecciones PASO parecen no haber sido lo suficientemente letales como para terminar de aniquilar las ganas de Jorge Guaymás de querer currar a como de lugar. Es que el delegado del Ministerio de Trabajo de la Nación en Salta y ex titular de la CGT local, justamente lo que no quiere es trabajar.

Acostumbrado a vivir del esfuerzo de los demás desde hace muchos años, ahora el moyanista pretende acomodar al costo que sea a su pareja, la arquitecta Beatriz Blanco, en el Congreso de la Nación, ya sea como legisladora (lo que no va a ocurrir), o como asesora política o AP.

Amparado en la cantidad de dinero invertido en cirugías, cambio de look, electrodomésticos para sorteos, festivales del día del niño abonados en distintos puntos de la provincia y la cantidad de votos obtenidos el 12 de septiembre, Jorge habría intentado “sobornar” a los popes del Frente de Todos para que convenzan a Pamela Calletti de dar un paso al costado en las generales y que ese lugar sea ocupado por “La Kitty”, como le dicen a Blanco.

Obviamente la respuesta no se hizo esperar y, tratando de conservar los buenos modales, desde el Frente de Todos le dijeron que se ponga a investigar el propósito de las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias antes de hacer el ridículo creyendo que se las sabe todas.

Tras la negativa, Guaymás desplegó sus dotes como barrendero (sus inicios en el ámbito “laboral”) e intentó tapar su propuesta indecente escondiéndola debajo de la alfombra del PJ. Allí habría llegado al mejor estilo Mónica Juárez a negociar los casi 54 mil votos conseguidos en las PASO, aduciendo que eran pura y exclusivamente de él, incluso poniéndole hasta un precio que superaría los (lean bien) 10 millones de devaluados pesos argentinos.

Con más habilidad para perder elecciones o mejorar paritarias para los camioneros, que para la cosa pública, Guaymás no habría tenido respuesta favorable a su descabellado pedido (aunque teniendo en cuenta los gastos en cartelería y campaña no es tan exorbitante la suma), e intentó hacerse de rogar llegando a manifestar que podría llegar a apoyar al Tane Da Souza, el otro candidato K que jugó por afuera del Frente de Todos, sobre quien recaen muchas de las esperanzas de los kirchneristas que siguen sin poder tragarse a Estrada.

Pero esto no es todo, tras el Milagro y las falsas (o inexactas) confesiones para comulgar frente al altar que hicieran muchos políticos salteños, hay quienes se mostraron preocupados ante un posible último “manotazo de ahogado” que pudiera realizar el de campera verde, sobre todo en el partido al que dicen pertenecer la gran mayoría de los que hoy ocupan algún cargo.

Es que, tras las penosas elecciones del pasado 15 de agosto, y la poco satisfactoria victoria de hace 10 días, muchos de los históricos dirigentes peronistas salteños ya estarían pidiendo, primero las elecciones para elegir al futuro presidente del Partido Justicialista; y segundo, la disolución de la Comisión de Acción Política (CAP), o al menos la desintegración de sus integrantes más relevantes: Pablo Outes y el norteño Antonio Hucena.

La preocupación radica en el apoyo que inexplicablemente sigue teniendo Guaymás por parte de las distintas instituciones sindicales y gremiales de la provincia. Es histórica la convivencia que suelen tener el PJ y la CGT en todo el país y, no casualmente, sería el actual titular de la Confederación General del Trabajo en Salta, Carlos Rodas, quien estaría siendo propuesto por el camionero (quien lo dejó puesto a dedo para afianzarse luego) como sucesor ya sea de Miguel Isa o del actual Coordinador de Enlace del Gobierno.

La mesa sindical, esa que no fue muy tenida en cuenta para el armado de las listas de Gana Salta, podría volcar su resentimiento para esta jugada que, de llevarse a cabo, podría presentar un panorama al menos interesante para los próximos dos años en la provincia. Por ahora, Blanco y el verde siguen con el teléfono con sonido para ver si alguien se digna en llamarlos.

Lectores: 624

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: