Política
A bajar la panza

"Haz lo que yo digo": la curiosa medida del ministro Cornejo

Los policías de Salta deberán seguir un régimen estricto para cuidar su silueta o quedarán afuera de la fuerza incluso.

El ya no tan flamante ministro de Seguridad y Justicia de Salta, Abel Cornejo, habría dado la orden a la fuerza policial de la provincia de empezar a equiparar los índices nutricionales de su personal, con las medidas que maneja la Organización Mundial de la Salud a través del Índice de Masa Corporal. Resulta ser que muchos de los "G.I. Joe's" salteños estarían pasaditos de peso por lo que no podrían hacer frente a los nuevos desafíos que el funcionario tiene en mente para implementar de acá hasta el 2023.

Uno de ellos, y el que causó mayor polémica sin dudas, es la implementación de helicópteros, como si de la NYPD (Policía de Nueva York) se tratara; por lo que efectivos con la talla del jefe Gorgory de la serie animada Los Simpson, no serían tenidos en cuenta. Pero, como la viveza criolla es bien tenida en cuenta en casos como estos, previendo que muchos policías no estarían dispuestos a someterse a algún tipo de régimen que pudiera reducirle algunos centímetros de tela a los trajes de fajina aludiendo a la falta de interés de sentirse como Lobo del Aire, la medida sería obligatoria para todos aquellos que deseen permanecer en la entidad azul.

Esto, lejos de despertar admiración o alegría por parte de los efectivos, habría tenido un efecto totalmente contrario. Mucha indignación se pudo escuchar por los pasillos de Jefatura de Policía donde más de uno, teniendo en cuenta la vida oficinesca que llevan desde hace varios años, no estaría dentro de los parámetros que indica como apropiados el IMC, por lo que deberían también de ponerse a régimen. Casualmente, desde allí es que el chisme con enojo cruzó la calle Balcarce para hacer llegar las quejas al secretario de Seguridad, Benjamín Cruz, con quien la tropa se siente de alguna forma más identificada. Es que, el ex funcionario de Medio Ambiente devenido en mano derecha del ministro de Seguridad anterior y desertor, Juan Manuel Pulleiro, al menos escucha a los referentes policiales, aunque no sea por placer sino, prácticamente, por obligación ya que su despacho queda a pocos metros de donde desempeñan sus tareas José Ibarra y compañía.

Si bien la preocupación más grande no está relacionada a tener que dejar atrás los malos hábitos de alimentación y colesterol que mucho efectivo lleva encima como tradición, lo que más acongoja a los “ángeles azules” es saber que ese régimen de ejercicios lo tendrán que cumplir en horario no laboral, es decir en sus tiempos libres o de descanso, ya que no está previsto destinar parte de las horas que cada uno tiene de servicio para, encima, cuidarles la salud.

Un “capo” de la poli se animó, off the récord, a criticar incluso al mismísimo ministro quien tampoco puede hacer gala de tener la famosa “tabla de lavar ropa” en su abdomen ya que éste es bastante pronunciado, según afirmó, y que como cabeza de toda la organización de seguridad provincial debería de dar el ejemplo y salir a correr al Cerro San Bernardo algunos días a la semana con previa parada en la Comisaría Novena. Son malos los changos cuando les tocan el plato.

Lectores: 335

Envianos tu comentario