Política
Secretaria de Seguridad provincial

Frida pidió perdón por reprimir a mujeres en un asentamiento

Frida Fonseca se acercó para dialogar con las mujeres a las que mandó a reprimir unas 48 horas luego de asumir y prometer bregar por sus derechos.

La todavía flamante secretaria de Seguridad de la Provincia, Amanda Frida Fonseca Lardíes de Rosas, se presentó en el barrio Solidaridad, lugar en el que días atrás, fueron reprimidas varias familias que se habían asentado en unos terrenos privados, con intenciones de ocuparlos para viviendas sociales debido a que el lugar es una zona insegura en donde ya fueron encontradas varias personas sin vida, o es un escape para delincuentes que asaltan a sus víctimas y se resguardan entre las altas malezas del baldío.

Consiente del error de mandar infantería a decenas de mujeres y niños que se encontraban de ocupas en el lugar, sobre todo a 48 horas de haber pronunciado en su asunción que bregaría por los derechos de las mujeres y niños, y destinaría esfuerzos en luchar contra la violencia de género; Frida acudió hasta la zona sureste donde recibió a un centenar de vecinos en el salón de la Asociación de Fomento Sur, perteneciente a Néstor "Pelado" Cortés, un puntero político que en su pasado supo currar con distintos terrenos fiscales en la época de Diego Barreto en Tierra y Hábitat.

En el intercambio de palabras, donde la funcionaria no la pasó para nada bien, trató de echar culpas hacia otros molinos, como los municipales. Algunos de los reclamos revelaban la falta de alumbrado público, desmalezados, cercados de terrenos o mejoramientos de calles. Ante estos pedidos la respuesta de Fonseca fue muy clara: "Eso pídanselo a la Municipalidad". Fue un hombre de tes morena y manos curtidas por el trabajo como recolector en el Vertedero San Javier quien le "paró el carro" a la funcionaria y le recordó que, hasta hace menos de dos meses atrás, ella formaba parte del equipo municipal que debía atender esas demandas, pero ellos nunca pudieron acceder a una reunión con ella ya que, cuando tenía uno de los cargos más altos en el Gabinete de la Ciudad de Salta, Fonseca no recibía a personas que no le pudieran dejar una buena foto para compartir en sus redes sociales.

Fue una de las vecinas que, con la remera zamarreada todavía desde el violento desalojo de finales de la semana pasada, le recriminó por enviar a la fuerza bruta de la Policía (Infantería, para los que tengan dudas) para despejar una toma pacífica que lo único que buscaba era visibilizar la necesidad de la gente de conseguir terrenos para poder vivir. Ante eso, Frida bajó la cabeza con un gesto de falsa tristeza y pidió disculpas por ese acto que "no estaba en los planes". Sin dudas la nueva funcionaria deja entrever que no tiene la pericia necesaria para tomar decisiones correctas para el cargo que le dieron, lamentablemente para los salteños.

Lectores: 155

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: