Política
Un caradura

Empobreció a la gente y ahora afirma que comen "cactus" para sobrevivir

Un ex concejal y aliado acérrimo de Carlos Morello, militante, activista y referente de Barrios de Pie y Libres del Sur, salió de su escondite/recuperación para hablar de lo único que sabe: La pobreza.

Un ex concejal y aliado acérrimo de Carlos Morello, militante, activista y referente de Barrios de Pie y Libres del Sur, salió de su escondite/recuperación para hablar de lo único que sabe: La pobreza. Pero no porque sea una persona que tenga algún estudio puntual sobre lo que es la misma, sino porque viene currando con eso desde hace muchos años.

Por mucho tiempo Ignacio Palarik fue el "comandante" de la fuerza de choque de Morello. Mientras buscaba sin éxito una carrera como legislador, y era acomodado en cuanto cargo pudieran elegirle a dedo, el hoy titular de la UPATECO necesitaba ejercer presión en los diferentes gobiernos. Así fue como su ladero encabezó huelgas numerosas en toda la provincia, con epicentro en Capital, que incluían marchas, acampes y ollas populares.

¿Quiénes eran los soldados? Punteros políticos y referentes sociales de los barrios más carenciados. La estrategia fue simple, pero con una logística que adoptaron la gran mayoría de organizaciones sociales. Instalaban comedores en villas y asentamientos, les entregaban donaciones de mercadería para poder asistir a niños, adultos y adultos mayores, y se aseguraban de que éstos les respondieran en las urnas y en las calles.

Con el correr del tiempo, y mientras los gobiernos kirchneristas les giraban fondos para sostener "la lucha contra la pobreza", el cupo se fue ampliando. Llegaron los planes sociales, el salario social como les gusta decirle, y esto trajo aparejados hechos incontables de corrupción. Los beneficiarios tenían que entregar un 20 por ciento de lo que cobraban en con el plan a referentes como el propio Palarik ya que con ese "gesto solidario", se ayudaba a solventar los comedores.

Los beneficiarios tenían que estar en las marchas callejeras y, si faltaban, tenían duras sanciones. Desde retenciones de la tarjeta de cobro y sumas de dinero, hasta tener que llevar a dos o más personas a marchar junto a ellos. Entonces esto se convertía en una especie de mandala: Uno llevaba a dos más, esos a otros dos, y así sucesivamente. El reintegro del 20 por ciento para la orga era una diferencia considerable.

Pasó Urtubey que lo tuvo a Morello en distintos puntos hasta terminar como titular de Defensa del Consumidor y, aunque primero lo criticó, después se alió a Sáenz. Pasó por el Ente Regulador donde no hizo absolutamente nada más que ser un ñoqui VIP; hasta que lo nombraron director de UPATECO. Actualmente la Universidad provincial se expande más rápido que el Covid por distintas regiones, afirmando que se trata de un gran logro y un beneficio para miles de salteños. Pero lo cierto es que este también es un negociado redondo.

"Nacho", por su parte, se encuentra un poco relegado de sus funciones como referente debido a su constante persistencia a permanecer con alguna copa encima, y ahora volvió a las bases. Es que, sin comedores de los cuales sacar material porque los hizo cerrar a todos por falta de mercadería y acuerdos con el nuevo oficialismo, solamente le queda recurrir a los pobres que aportaron millones (sin saberlo) para sus campañas.

Jugando con el hambre de la gente, aseguró que hay familias enteras en Salta que hoy comen plantas para saciar el hambre por no tener para un poco de pan. "Agarran pedacitos de nopal, ese tipo cactus como el aloe vera, lo empanan y con eso acompañan el mate cocido" afirmó el joven que se vio los videos de Tik Tok de Jael Saracho y asegura que la planta de "Tuna", como se le llama acá en el norte, está combatiendo el hambre en los asentamientos que él mismo fomentó. La ingesta suele atrofiar las ideas.

Lectores: 208

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: