Política
Docencia prostituida

Elecciones: el gremio docente ADP vuelve a las andanzas en el norte donde lo tildan de mafia

Los propios maestros y profesores catalogan a la entidad como una asociación ilícita, que subsiste a base de oscuras actividades.

Fernando Mazzone, actual titular del gremio docente con mayor cantidad de afiliados en el sector público, supo ser también titular de la desdibujada Central de Trabajadores de la Argentina (CTA) seccional Salta; esa especie de CGT que desapareció en nuestra provincia cuando falleció don David Buenaventura.

Desde ese lugar, Mazzone impulsó su campaña para llegar hasta el gremio docente al cual "asesoró" por muchos años junto a una mujer que está sindicada por estafas y por quedarse con lo ajeno: María Cerezo, alias "Marita", tesorera de la entidad gremial.

Juntos fueron protagonistas en las elecciones ejecutivas del 2019 ya que, con la estructura que les aporta el gremio en el interior de la provincia, promocionaron a varios candidatos del saencismo que, aunque parecía imposible, terminaron destronando a eternos dirigentes y patrones de estancia que se encontraban enquistados en el poder.

Esta victoria no fue producto del despertar vecinal, que sabemos que en elecciones suele volcarse masivamente a los que cuentan con los "aparatos" que les permitan sellar su permanencia; sino que detrás hubo algo más grande, más notorio, con mayor peso.

Carlos Funes y Sebastián Domínguez son clara muestra de lo mencionado. Ambos jefes comunales actuales eran meros desconocidos en el ámbito político de sus localidades del norte, y a lo sumo eran conocidos por su actividad laboral, como ser médico en el caso de Funes quien se desempeñó por muchos años al frente del Hospital San Roque. En 2015 ambos disputaron la intendencia de Embarcación y Pichanal quedando segundos detrás de "eternos" como Freddy Llaya y Julio Jalit. En 2019, con la colaboración de ADP, pasaron a ser primeros y quedarse con las comunas.

Tal es la magnitud y el "peso" que tiene ADP en el norte provincial, en departamentos como San Martín y Orán, que los propios docentes catalogaron a la entidad como una "mafia" que subsiste con actividades no del todo lícitas. Hay denuncias penales, de hecho, radicadas contra las autoridades del gremio realizadas por propios docentes que fueron hostigados y perseguidos por pensar distinto a Mazzone, Cerezo y sus seguidores, los mismos que comentaron que el dinero empleado para las campañas provino de orígenes dudosos.

Ahora es Mazzone, quien en carácter de titular de la ADP y con la excusa de trabajar en un proyecto para docentes, encara las reuniones de distintos políticos en el norte con numerosos asistentes; en su mayoría trabajadores de la educación.

Es así como, en este mes de julio, se lo observó con personajes como Emiliano Estrada, las diputadas provinciales Carolina Ceaglio y Ana Córdoba, y algunos concejales de San Ramón de la Nueva Orán, Embarcación, Pichanal, Aguaray y Salvador Mazza. Todo indica que la estructura está servida para el mejor postor y que la docencia, una vez más, será rehén de sus propios dirigentes. Y todavía le quedan al menos cuatro años al primo del “Guaso Chicho”.

Lectores: 211

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: