Política
La ineficacia de Matías Cánepa

El "Monseñor" que no pega a las monjas, más preocupado en implantes mamarios que en las libretas escolares

Matías Cánepa bate récords en esta gestión gubernamental, siendo uno de los ministros con mayor imagen negativa dentro del plantel de Gustavo Sáenz.

Matías Cánepa bate récords en esta gestión gubernamental. Es de los ministros con mayor imagen negativa dentro del plantel de Gustavo Sáenz, pero uno de los más bancados políticamente solo por su lazo sanguíneo y familiar con Pablo Ismael Outes, coordinador de Enlace de la provincia; y uno de los "número dos" que tiene el Poder Ejecutivo. Aunque cueste creerlo, asumió hace dos años y medio y los docentes siguen esperando respuestas a pedidos tan básicos como la entrega de boletines para verter las calificaciones de los estudiantes de toda la provincia, como solía hacerse históricamente a lo largo de las últimas décadas.

Dicen que Fanny Ceballos de Marín tiene ganas de volver del limbo para cachetear al actual ministro de Educación por las incontables falencias que tiene desde que asumió el cargo. Es que, al abandono que sufrieron cientos de establecimientos de toda la provincia, las obras inconclusas, una enorme porción de escuelas sin agua ni para tirar en los baños, los techos que se caen o llueven, entre tantas otras fallas; ahora se sumó la falta de boletines para poder plasmar allí las calificaciones de los estudiantes y entregarles la tradicional "libreta" a cada alumno.

Ante la inacción de "Monseñor" Cánepa, que está más preocupado testeando los implantes de una de sus secretarias al mejor estilo de Juan Emilio Ameri, que en gestionar la entrega de los cartones para las libretas; las directoras de las escuelas ya están ordenando a docentes que improvisen la libreta en los cuadernos de comunicaciones, en las hojas "canson" de las profes de "Plástica", o de última en hojas de máquina A4 sacadas de las resmas de la propia oficina de dirección. Es así que, esta semana, algunos docentes garabatearon los cuadernos dividiendo las hojas por la cantidad de asignaturas y, con mucha suerte, alguno empleó una regla antes de hacer lo que podían a mano alzada.

Desde el Ministerio que conducen Cánepa y Adriana Saravia no dieron respuesta alguna, y solamente se dignaron en enviar a un emisario anónimo a que instale la versión de que los cartones de 90 gramos que se emplean para la confección de los boletines, no pudieron llegar a Salta por la escasez de gasoil que afecta a gran parte del país. “Pasa que vienen desde Córdoba y no están llegando los camiones”, defendió un funcionario medio pelo, sin darse cuenta que su argumentación, más que sacar a flote la pobrísima gestión en educación que vienen teniendo los funcionarios a cargo del área; los termina hundiendo más porque demuestran que no hubo previsibilidad para cumplir debidamente con la entrega de libretas que, a más tardar, ya debían haber sido firmadas por los padres o tutores antes de finalizar la primer quincena del mes de junio.

El detalle es que en todo el país, la situación angustiante del gasoil recién recrudeció en este mes que se acaba, debiendo haber estado los cartones en manos de los docentes al finalizar el primer trimestre, en el mes de mayo.

Lectores: 182

Envianos tu comentario