Panorama Político Salteño
Caos

El Concejo más vago entró en receso

Pocas veces en la política se vivió un papelón con los representantes capitalinos en el Concejo Deliberante. (Dibujo: NOVA)

Pocas veces en la política se vivió un papelón con los representantes capitalinos en el Concejo Deliberante. Año a año los candidatos que llegan para vivir de la función pública y utilizar el recinto de avenida Líbano como un trampolín, van deteriorándose en la calidad y profesionalidad con la que deberían manejarse.

El miércoles de esta semana se llevó a cabo la última sesión antes del receso invernal. Maratónicamente, el tratamiento de los diferentes proyectos y solicitudes de pedidos de informe duró tan solo 15 minutos, con un lapso de descanso de 8 en un cuarto intermedio. Aquí un pequeño análisis.

Las vedetongas

Pasan los meses y lo que debiera ser un recinto donde se debatan ordenanzas y proyectos que impacten en la sociedad, muchos lo usan como sus 5 minutos de fama. Paula Benavides, Malvina Gareca, Agustina Álvarez, Inés Bennassar y José García suelen pasar gran parte de sus alocuciones simplemente mirando a la cámara que realiza la transmisión en vivo, como si de un programa de TV se tratara. Allí importa más acomodarse el cabello que enhebrar una oración coherente. Solo les falta la maquillista y cartón lleno.

El que levanta la mano a cada rato

José Gauffín puede ser muy rudo en sus declaraciones en Twitter (dicho sea de paso, sigue esperando la oficialización de su cuenta), pero demuestra ser bastante manso en las sesiones.

Con actitudes seniles, propias de los abuelos que no quieren incomodar a los nietos al pedirle que les alcancen los remedios, suele solicitar la palabra cada dos por tres, aunque no siempre ocupa el tiempo para debatir o presentar algo importante.

Por lo contrario, fue el autor del pedido de descanso de 8 minutos que tuvieron los ediles ya que, al momento de tratarse un proyecto, el autor del mismo no se encontraba en el recinto ya que estaba estirando las piernas mirando el vacío de la pileta del natatorio Carlos Xamena que se encuentra colindante al Concejo.

Los Gastos siguen siendo reservados

Llamativamente, y a pesar de que expresaron su desacuerdo con la práctica, ninguno de los concejales se animó a hablar en el período de manifestaciones, sobre los fondos denominados "gastos reservados" que tiene el presidente del cuerpo, Darío Madile, y que ascienden a más de 20 millones de pesos de los cuales no tiene que rendir ni un solo peso, pudiendo llevárselos directamente a su casa en Valle Escondido. Igualmente, todos saben que, en la repartija de los cargos de autoridades del Concejo, también entra parte de esa plata que, como buen pacto de caballeros (aunque esté Benavides porque, si no, se enojan las feministas si no hay cupo) lo utilizan para la campaña.

De Libres no les quedó nada

Los dos ediles del partido Esclavos del Gobierno, perdón, Libres del Sur; no reparan en gastar saliva para criticar políticas nacionales, atacar a Cristina, defender al oficialismo provincial, y hacer agua en lo local. Malvina Gareca e Ignacio Palarik ya no se dedican a hacer ollas populares, sino que parece que todas fueron a parar a la casa de "Nacho" ya que, aparte de ensanchar su masa corporal, también estaría engrosando el caudal de mercadería que piensa repartir durante el 2023 para buscar su reelección.

Pasa que Barrios de Pie, el grupo planero/piquetero que comanda, cerró los merenderos que tenía en la ciudad y toda la mercadería que llega de Nación van a parar a un galpón donde lo que más abunda son tramperas por si alguna rata, de dos patas, intenta llevarse un paquete de polenta a la casa.

Kripper, sin Vitín, no es nada

Tal es el apego que "Timón" tiene con el diputado bautizado "Pumba" y compañero de las mañanas televisivas de Canal 10, que cada vez que se lo ve solo, como en las sesiones, está cabizbajo, con cierta tristeza en los ojos. Y, ante la imposibilidad de hacer las payasadas que hace en TV, prefiere hablar lo justo y necesario, yendo solo por el presente; como los universitarios que van a clases de vez en cuando para no perder regularidad y tener el pase libre de SAETA, más o menos.

Eso sí, cuando recorren casas de tortilleras (personas que hacen tortillas a la parrilla, no sean mal pensados) junto a Emiliano Durand y la mochila azul, la risa es de oreja a oreja. Alérgico al laburo Guillo.

Lectores: 265

Envianos tu comentario