Panorama Político Salteño
El escenario

Dib-Ahorro: peleó, y el Gobierno calmó las aguas gremiales

El ministro de Economía salteño, Roberto Dib Ashur. (Dibujo: NOVA)

La última semana llegó un alivio para el Gobierno provincial. Es que, luego de arduas jornadas de trabajo, con la totalidad de los gremios que representan a los distintos sectores de trabajadores estatales, hubo acuerdo y si fijaron los montos de aumentos para los próximos tres meses. Si bien se podría decir que no es de las mejores negociaciones, sí se logró cierta conformidad y tranquilidad para los tiempos que vienen.

Mucho se podrá decir de Roberto Dib Ashur, pero no se puede negar la calidad que tiene para no dar de más y cuidar, si se quiere, las arcas provinciales. En esta ocasión, dio un poco el brazo a torcer, a comparación de meses atrás, y permitió que los gremialistas pudieran llevar la delantera con algunas decisiones.

Lo importante, para resaltar, es el haber evitado el aumento por Decisión Administrativa, el "decretazo" que fijaba los montos que percibirían los trabajadores, y el lapso de tiempo por el que se realizaría.

Además, aflojando, les devolvió a los gremios una cuota de confianza ya que tras varios aumentos unilaterales, comenzaba a gestarse días atrás una nueva huelga de estatales autoconvocados.

Claro está que el titular de la cartera de Economía no es adepto a los movimientos autoconvocados. Justamente su aversión a todos los que quieran negociar por afuera de las entidades sindicales, le valió a él y a sus colegas ministros, varias huelgas a lo largo de estos casi cinco años de gestión. Una de ellas incluso siguen hasta hoy, aunque totalmente desvirtuada.

Con el acuerdo, el cual fue aceptado por muchos de los trabajadores ya que algunos pudieron realizar asambleas exprés para definir si acordaban o seguían en la lucha, se logra desbaratar la presión de la izquierda siempre anarquista que empezó, a mediados de semana, a insistir en el no retorno a las aulas tras las vacaciones de invierno.

De hecho, eso empezó a circular en diferentes grupos y, a pesar de no ser un acuerdo que deje tranquilos a docentes, personal de salud, seguridad y centralizada; no tuvo demasiada repercusión y, al menos los docentes, volverían con relativa normalidad tras el receso.

Infidentes del cónclave en Grand Bourg, aseguraron que el Incentivo Docente reconvertido en Compensación Transitoria, fue el caballo de troya para que el sector de la educación sea el primero en tener la soga al cuello.

De no aceptar algún acuerdo ofrecido por el Ejecutivo, esa medida anunciada corría riesgo. Pero no de no ser pagada, sino de ser menos transitoria y, si no lo repone Nación, dejar de existir a fin de año.

Por eso es que luego del tire y afloje, los gremios aceptaron los porcentajes y el gobierno cedió acortar los plazos de aumentos. Con una nueva reunión en septiembre, funcionarios y gremialistas pueden respirar en paz por un par de meses más.

Lectores: 389

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: