Política
Problema de polleras

Dejaron solo y abandonado al "Loro"

Pablo Outes es, sin duda, uno de los grandes protagonistas de la historia política de los salteños desde hace poco menos de dos años.

No solo políticamente el presidente de la Comisión de Acción Política del PJ local aguarda lo que será un cambio de mando en el histórico partido, sino que también en lo personal quedó más solo que feminista en reunión familiar. Y es que, tras varios meses de relación con otra funcionaria provincial, uno de los “mano derecha” del Gobernador de Salta volvió a quedar soltero y ¿sin apuros?

Pablo Outes es, sin duda, uno de los grandes protagonistas de la historia política de los salteños desde hace poco menos de dos años. Tras ganar las elecciones ejecutivas en noviembre del 2019, el actual gobernador Gustavo Sáenz lo designó como encargado de gestionar lo más prolijamente posible la transición con la gestión de Urtubey. Antes, ya había tenido un protagonismo bastante importante en la Municipalidad como coordinador y presidente de la Cooperadora Asistencial. Tras la toma de posesión, fue designado nuevamente como coordinador, pero esta vez en provincia. Por ese entonces, el amor entre él y una ex colaboradora en la muni, quien luego pasó a ser funcionaria en la Secretaría de Salud con De Los Ríos y hoy es concejal electa, ya era solamente un recuerdo.

Con nuevo cargo, ya entrada la cuarentena se lo pudo ver sonriente en algún que otro “escape” junto a una nueva damisela, quien para nada era una desconocida. Posteriormente, y tras varios rumores que los vinculaban afectivamente, la pareja blanqueó su romance. No faltó mucho para que la joven fuera protagonista, al igual que su amado, de alguna que otra noticia. Y es que Carolina Pineda, fue nombrada “a dedo” como directora Artística de la Orquesta Infantil y Juvenil de la Provincia en donde ya se cargó con algunas empleadas que la acusaron de maltratadora y “protegida” de Matías Cánepa que, dicho sea de paso, es quien firmó su designación en Cultura y también es primo del “Loro”.

Ahora, en Grand Bourg rumorean que lo que fácil llega, fácil se va, y hacen alusión a Outes. Es que ya no se lo ve junto a la profesora de violonchelo y en el mes de la primavera hay quienes confirmaron la separación. Dicen los mal pensados que habría existido una infidelidad por parte de él en épocas de campaña, como suele ocurrir con muchos de los funcionarios y/o políticos de la provincia.

Si a esto le sumamos que su permanencia en la presidencia de la Comisión de Acción Política del Partido Justicialista podría verse comprometida luego de las próximas elecciones que la fuerza realizará para definir al reemplazante de Miguel Isa quien dio un paso al costado tras la abrumadora derrota en las urnas el pasado 15 de agosto, muchos suponen que el funcionario pasaría de la pobreza amorosa a la indigencia sentimental. Solo queda a su lado un tal Antonio Hucena, una especie de premio consuelo o “a nada”. Aunque si se tiene en cuenta la relación del oranense con todo aquel que lo rodea y suele no estar de acuerdo con su pensamiento, diríamos que Pablo podría tranquilamente aplicar aquel antiguo refrán que reza “mejor solo que mal acompañado”.

Lectores: 503

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: