Política
La política mete la mano

Chibán y la pelea millonaria con Capitanich por el ascenso del Albo

Sergio Chibán viajó a Córdoba para "arreglar" todo con el árbitro, pero otro peso pasado de Chaco, el gobernador Jorge Capitanich, también habló con el referí y se complicó todo.

El presidente de la Liga Salteña de Fútbol y titular de la Secretaría de Deportes de la provincia, envió a una persona de confianza, días atrás, a emprender un viaje hacia la provincia de Córdoba. Aprovechando el desconcierto que causó el cambio de escenario para la gran final que disputarán Gimnasia y Tiro y Chaco For Ever el próximo domingo, y que La Docta era uno de los posibles lugares elegidos para albergar la disputa futbolística, realmente las intenciones habrían sido otras totalmente distintas. Las finales y los clásicos se ganan, no importa cómo. Jugando bien, jugando mal, o jugando sucio. ¿Se define por escritorio?

Que Sergio Chibán es acérrimo hincha del Millonario no es nuevo para nadie. Aunque el hombre a cargo de todo el deporte provincial y as de los bingos se encuentra distanciado, peleado, enemistado con su otrora amigo Marcelo Mentesana, sigue muy de cerca las instancias finales que podrían depositar al club de la Vicente López en los primeros planos del fútbol argentino. Bueno, segundo plano, pero eso para Salta significa volver a la vieja B Nacional de donde desapareció totalmente en el 2006 con el descenso del casi olvidado Juventud Antoniana.

Cuenta un dirigente del “fulbo” que, a inicios de la semana, una camioneta salió desde el edificio de calle Gurruchaga al 600 con destino a Córdoba para “arreglar” las cosas. Si bien se intentó hacer pasar la partida de la comitiva como una especie de veedora por el partido que podría haberse llegado a disputar en esa provincia, al confirmar que el estadio elegido para la trascendental final sería el reducido de Mitre de Santiago del Estero, dichos enviados especiales continuaron hasta ayer jueves, al menos, en las tierras del amarillo patito, verde botella y el fernet.

Aprovechando las altísimas temperaturas que se registraron estos días en el centro del país, la comitiva decidió hacerse un tiempo y darse una escapada al río. Pero no a un río de agua, sino que se fueron hasta Río Tercero para dialogar con familiares y allegados (muy allegados) a un hombre que podría tener una participación clave el próximo domingo. Es que la ciudad anti Carlos Menem (quien lo declaró como persona no grata tras el atentado en noviembre del 1995 cuando mandó a bombardear la ciudad para ocultar la venta de armas a Ecuador y Croacia), alberga nada más y nada menos que a Gastón Monzón Brizuela, o al menos a sus familiares más cercanos.

Seguramente muchos se preguntarán quién es este muchacho. Pues se trata del árbitro que dirigirá el partido que disputarán Gimnasia y Tiro y Chaco For Ever el domingo por el ascenso. Importantísimo. Aunque habrían logrado acercar alguna que otra propuesta al referí cordobés, en la Liga dicen que las caras de Chibán y compañía no eran las mejores en la tarde noche del jueves ya que habría un acercamiento, también al árbitro, de un altísimo mandatario de la política y hombre de suma confianza del kirchnerismo nacional. Se trata nada menos que de Jorge Capitanich, actual gobernador de la provincia litoraleña y ex mandamás del club Sarmiento de Resistencia, archirrival de For Ever, quien habría dejado de lado la rivalidad por los colores y estaría haciendo fuerzas para que sus comprovincianos logren la meta de llegar a lo máximo del fútbol nacional; o al menos eso quisieron hacer creer.

Lo cierto es que las caras largas en Salta no desaparecieron. A pesar de tenerle bastante fe al equipo dirigido por el “Yagui” Rubén Darío Forestello, saben que estas instancias pueden resolverse mucho antes de iniciar la disputa deportiva en sí. Por lo pronto, otro grupo de allegados a Sergio ya buscan una nueva fecha para otro bingo que ayudaría a paliar los gastos que demandará este fin de semana.

Lectores: 385

Envianos tu comentario