Panorama Político Salteño
Falta de vehículos policiales

Chau cadena de mando: "Benja" se le plantó a Pulleiro por la inseguridad

Se agranda la grieta que padece el Ministerio de Seguridad de Salta desde mediados del año pasado. (Dibujo: NOVA)

Las diferentes posturas ante los casos de inseguridad que viven los salteños, acrecentaron aún más la grieta que padece el Ministerio de Seguridad de Salta desde mediados del año pasado. Es que es bien sabido que el coronel retirado del Ejército Argentino y el ex funcionario municipal que ocupan los cargos de Ministro y Secretario de Seguridad, respectivamente, mantienen una guerra sin cuartel que ya lleva meses y cuyas únicas víctimas son los vecinos de toda la provincia.

Juan Manuel Pulleiro fue, sin temor a equivocarnos, el primer funcionario confirmado dentro del gabinete provincial actual, incluso antes de que se llevaran a cabo las elecciones generales del 2019. Su nombre inspiraba respeto, en muchos; y en otros despertaba un amplio repudio por tratarse de alguien que “arremetió” contra grupos de Derechos Humanos, fanáticos de Montoneros o el ERP, y algunos “empañuelados” de distintos colores con sus dichos reivindicando acciones militares y hasta negando crímenes de lesa humanidad cometidos en el Operativo Independencia. Con su llegada se esperaba una “militarización” de la fuerza policial y había gran expectativa sobre su desempeño en una de las tres áreas más sensibles que tiene todo gobierno.

Claramente, no todo salió como se esperaba. Los constantes hechos de inseguridad, más una desinversión en el área para la compra o arreglo de móviles policiales, ocasionó que, tras las habilitaciones casi totales tras el segundo pico de la pandemia de coronavirus, los hechos delictivos aumentaran en gran número, dejando bajo la lupa al funcionario. Pulleiro fue fuertemente cuestionado por víctimas de asaltos, familiares de víctimas de diversos crímenes, y hasta legisladores por la ola de inseguridad, y tuvo que salir a poner la cara. “En materia de contravenciones dijo que este año se registró un fuerte aumento de la conflictividad social, con menor nivel de tolerancia y mayor nivel de violencia” aseguró en el Senado provincial, dejando entrever que la problemática iba en forma ascendente.

Todo transcurría de forma normal hasta que el segundo al mando en la cartera, Benjamín Cruz, incursionó en lo que el militar llamaría como “incumplimiento de cadena de mando” y salió a desmentir las declaraciones de su jefe superior inmediato. Tratando de poner paños fríos a la inseguridad, Cruz aseguró que las cifras vertidas por Pulleiro están fuera de contexto debido a que, obviamente, la delincuencia crecería exponencialmente a diferencia del año 2020 cuando gran parte de la provincia transitó por el Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio (ASPO) debido a la pandemia. Así, pidió comparar las cifras del 2021 con otras un poco más realistas como las del 2019, época en la que él estaba en Ambiente de la Municipalidad, Pulleiro en una casa de retiro y el gobernador era Juan Manuel Urtubey.

Estas correcciones de Cruz, que realizó un maratónico recorrido por cuanto medio de comunicación le abrió la puerta, no cayeron muy bien en el Coronel quien por poco tildó de sublevado al secretario de Seguridad y terminó por declararle la guerra (no bélica), por lo que el Ministerio se encuentra bastante fraccionados. Por un lado está el pelotón del ex Coronel quien sigue firme hasta diciembre, por lo menos; por el otro, los “judokas” que alientan a Cruz a continuar en su postura para así poder quedarse a cargo de la cartera de Seguridad. Mientras tanto los que pierden en esta batalla mediática son los salteños que siguen siendo víctimas y hasta rehenes de la inseguridad. Por ahí asoma Silisque y dice que los tendría cortitos a los dos; pero Jorge René, no el Tío del Parque San Martín. La tropa entiende esa frase.

Lectores: 365

Envianos tu comentario