Política
Quiere reemplazar a Bettina

Cartuccia volvió a amenazar a los salteños con ser intendenta

Laura Cartuccia quiere ser intendente.

La "dipupatas", como la bautizaron tras tratar de talón rajado a Mónica Juárez, nuevamente expresó su deseo de llegar a la Intendencia a partir del año que viene. Sin compasión por los capitalinos, la legisladora retornó su anhelo de reemplazar a Bettina Romero a partir del año que viene, aunque esta vez fue un poco más realista y dejó en claro que, si desde arriba le sueltan la mano para apoyar a algún otro candidato, ella agachará cabeza y apoyará lo que decidan los armadores políticos.

Esta obediencia debida deja un peligroso mensaje de fondo. Es que, si bien no tiene demasiada intensión de voto la blonda legisladora, ya sean unos cuantos adeptos se quedarán sin poder elegir por ellos mismos a la mujer para que lleve las riendas de la municipalidad. Es decir, para Laura Cartuccia es más importante responder al interés de unos pocos estrategas, que a la voluntad popular que podría depositarla, o no, en un puesto electo por la gente.

Lo que pasa, en realidad, es que a Cartuccia no le importan las elecciones, los votos, ni siquiera le interesa acceder a ser la próxima intendenta mujer de Salta. La intención de la legisladora es "mover el avispero" para decirles a sus superiores "estoy acá", y que éstos le ofrezcan alguna recomposición a cambio de que no sea una piantavotos dentro del oficialismo. La retribución por no entorpecer el proceso, va desde apoyarla para una eventual candidatura a renovar su banca en Diputados, pasar a formar parte del gabinete provincial, ser nombrada a cargo de algunas de las empresas del Estado como Saeta o Remsa, o ser propuesta (y electa) para formar parte de organismos como la Sindicatura o la Auditoría General.

Si bien todos consideran a Cartuccia como un 4 de copas dentro de la actividad política, y que no tiene peso suficiente como para negociar su permanencia en la administración pública; algo es muy sabido: Para Ricardo Villada y compañía, mientras menos contrincantes haya entre sus propias filas, más chances tendrán de disputar de forma eficiente la intendencia a la actual jefa comunal que, por ahora, no confirmó si irá en conjunto con el oficialismo de la provincia, o se sumará a alguna fuerza opositora.

Hasta que los acuerdos estén firmes, quienes están con el Cristo en la boca, como dirían las abuelas, son los ciudadanos salteños que tienen que convivir con el miedo de que los gobierne Abel Cornejo, Emiliano Durand o, la más amenazante, Laura Cartuccia; Ni el cólera hizo tanto daño.

Lectores: 282

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: