Panorama Político Salteño
Visiones

Cacería en el cabaret: ponen precio a la cabeza de "Miguelito"

El presidente del partido en Salta, el diputado nacional Miguel Nanni, sería quien propicie la “desaparición” del radicalismo. (Dibujo: NOVA)

Los correligionarios lo saben y temen no poder hacer nada. Luego de un 2015 en el que fueron protagonistas, poco a poco fueron desdibujándose en la provincia, como suele pasar siempre en el centenario partido fundado por Leandro N. Alem.

Hoy, con pocas figuras fuertes dentro de la política, están a un paso de no conseguir ningún puesto o cargo importante de los que se disputarán el año que viene. Y usted dirá ¿cómo que no hay candidatos, si hay personajes que sobresalen del resto? Lo cierto es que hoy, si las elecciones se llevarán a cabo en pocas semanas, esos que asoman por arriba de los demás podrían quedar cooptados por otras fuerzas políticas, no necesariamente alineadas al pensamiento radical.

El presidente del partido en Salta, el diputado nacional Miguel Nanni, sería quien propicie la “desaparición” del radicalismo si llega a tomar la decisión de apoyar al oficialismo local en una posible reelección.

Miguelito, como lo llaman de forma despectiva y nada cariñosa, ya estuvo coqueteando con Villada y compañía para apoyar la disolución de las PASO y la no implementación de la Boleta Única de Papel en Salta, iniciativa que sí acepta a nivel nacional.

“Volver al papel sería un retroceso para Salta que tiene un buen sistema electoral” declaró días atrás a un medio local, confundiendo a la ciudadanía, que lo único que espera de sus representantes es que administren bien los bienes de todos.

Dicha situación crispó los ánimos de Rubén Correa, que como buen chato que es, se enfureció como caniche toy cuando una visita extraña llega a la casa de su dueña.

Tal es el descontento que tiene el titular del Comité Capital de la UCR que ordenó que si alguien ve merodear a Nanni o su gente por inmediaciones de la Casa Radical de calle Mitre al 600, se lo hagan saber inmediatamente para apersonarse de inmediato en el lugar, aunque esto le implique dejar de dar clases bajo la excusa de “problemas personales” en la Universidad Nacional de Salta donde fue nombrado con cargo por el nuevo rector de la casa de altos estudios.

Las discrepancias con Correa datan del año pasado. Mientras en enero andaban juntos y felices tratando de que Héctor Chibán no les arrebate la conducción capitalina del partido, ya en el mes de mayo el Chato propuso que la Unión Cívica Radical, en Capital, no participaría del mejunje creado mediante el frente Juntos por el Cambio +, una coalición conformada por la propia UCR, el partido Ahora Patria de Alfredo Olmedo, y el PRO local.

En las urnas, Correa no obtuvo ninguno de los cargos importantes más allá de dos concejalías y una convencional constituyente; quedando él mismo en el camino en su afán de ser diputado. Un completo fracaso del que Nanni se despegó rotundamente ya que él estaba dentro de la alianza JXC+.

Se dice por el café de los Tribunales que Miguel no le atiende el teléfono ni responde los WhatsApp que le envía Correa; en contraste con lo que ocurre con Mario Mimessi y su séquito de seguidores que están buscando formar parte del ejecutivo provincial a partir del 2023, descuidando la intendencia de Tartagal que podría volver a quedar en manos del hermano del Oso Leavy si el coqueteo prospera. Daño colateral le llaman.

Los accionarios del desaparecido Terra Nostra están buscando especialistas para estudiar cómo funciona el llamado “cabaret” de calle Mitre 653 que conoce de roturas (partidarias, claro), de despilfarros, de dejar gente en paños menores y de seducir a foráneos para que los mantengan algún período más vigentes.

Por lo pronto, Nanni es el ser más buscado por los correligionarios, o por un sector al menos, sobre todo después del desplante que les hizo en Plaza 9 de Julio cuando Facundo Manes llegó a dar una charla proselitista y luego de eso, cuando los partidarios quisieron encararlo, se escabulló rápidamente entre los fotógrafos del neurocientífico y huyó en uno de los Cincuecento de “Empatía” que estaban estacionados frente al Cabildo.

Lectores: 838

Envianos tu comentario