Política
Hay varios anotados

Brutal carrera para reemplazar a Figueroa en Desarrollo Social

La ex ministra de Desarrollo Social de Salta, Verónica Figueroa, renunció disconforme con el poco presupuesto que le asignaron a su cartera.

Aunque no es tan “jugosa” la suma que recibirá uno de los organismos claves que tiene la gestión de Gustavo Sáenz, ya serían varios quienes se anotaron para poder suplir a la saliente ministra que pegó el portazo por el presupuesto, y tras las chicanas de (Ricardo) “Pinocho” Villada, obvio está. Entre quienes aspiran a ocupar el sillón del edificio de calle 25 de Mayo, están el hijo de un ex intendente salteño intervenido, detenido e indultado; la hija de una eterna jefa comunal del interior; una ex funcionaria U con experiencia en el rubro y una ex senadora que fracasó en el intento de renovar su banca. Hay una arbitro de boxeo tirando currículums para esa zona, pero no sería del total agrado de “los de arriba”.

El primero de ellos es el que corre con más ventaja. La única contra que tiene, es que desde la cúpula del ejecutivo querrían que se respete el “cupo femenino” dentro del Gabinete. Quien pica en punta entre los reemplazos de (Verónica) Figueroa es nada menos que un ex enemigo interno que ésta tenía entre sus filas hasta fines de septiembre: Juan Carlos Villamayor. El ahora secretario de Adultos Mayores, que tiene a su cargo a la hija del ministro de Salud, Juan José Esteban con cargo VIP, supo ocupar la Secretaría de Políticas Sociales y estuvo en contacto con casi todas las áreas dentro del ministerio de Desarrollo Social. Tiempo atrás, se desató una grieta sin solución en dicha cartera ante la salida de Matías Posadas de la Secretaría General de la Gobernación y el rumor de un cambio en las primeras planas de la gestión. Ante la imposibilidad de “bajarla” a la casi ex funcionaria, el hijo del ex intendente del mismo nombre quien fuera destituido y detenido en 1996 y luego indultado por el ahora presidente del Partido Justicialista, Miguel Isa; terminó mudando de jefe.

Otra “hija de” que aspira a tener un cargo por los próximos dos años es Liliana Guitián. La ex secretaria de la Juventud de la provincia es hija de una eterna jefa comunal del Valle Calchaquí. Su madre, Fanny Flores de Guitián, supo llevar por casi dos décadas las riendas del municipio de Cachi hasta su salida en 2015 en manos del pseudo radical Américo Liendro. Sin mucha experiencia más que la de dirigir a la Juventud Peronista durante algún tiempo, es una de las candidatas “extra partidarias” que tendrían los cráneos del Grand Bourg para definir al reemplazante de Figueroa, aunque podría ser el caso menos tentativo.

Quien sí resuena fuerte, aunque es otro caso que podría llegar a no concretarse, es la incorporación de Edith Cruz al frente de la cartera. Ella, ya supo ocupar ese mismo cargo durante el último tiempo de Juan Manuel Urtubey como gobernador de Salta. Conocida por realizar un trabajo importante de territorio sobre todo con las comunidades originarias del norte provincial, Edith siguió siendo una especie de asesora “Ad Honorem” de la actual gestión, y una especie de gurú o guía espiritual de varios funcionarios de cargos menores que sobrevivieron al recambio de gabinete.

Silvina Abilés también se estaría auto anotando para probarse el traje de ministra. La ex senadora de La Caldera fracasó en agosto en su intento por renovar su banca en la Cámara Alta provincial y se encuentra en la actualidad desempleada. Si bien no tiene experiencia en el área, confía en el ala protectora y contenedora del Gobierno para poder seguir cobrando del 1 al 10 de cada mes. Llamativamente, hay quienes proponen a su reemplazante en el Senado, Miguel Calabró, como nuevo ministro teniendo en cuenta su último cargo asumido al frente del Centro de Referencia en Salta perteneciente al Ministerio de Desarrollo Social de la Nación. Acá saben que el ex intendente de La Caldera tiene línea directa con Casa Rosada y podría ayudar a destinar más partidas a su cartera.

Finalmente, quien sigue ilusionándose con cada uno que da un paso al costado en el Gobierno es Romina Arroyo. La ex concejal y pareja de Javier Diez Villa quien ocupa un cargo de nadie sabe qué en la provincia, ya habría llamado a varios funcionarios para pedir que la recomienden como nueva ministra. Desafortunadamente para ella, ninguno, salvoRicardo Javier, le atendió las llamadas ni mucho menos los mensajes por WhatsApp. Volver a la actividad privada no es una opción. A seguir esperando no más.

Lectores: 633

Envianos tu comentario