Política
Ánimos caldeados

Bono: culpan a Dib Ashur y Cánepa, y advierten sobre el no inicio de clases

Hay ánimos caldeados en Salta con los ministros Roberto Dib Ashur y Matías Cánepa.

A poco menos de dos meses del inicio del ciclo lectivo pautado para el próximo 2 de marzo, desde sectores docentes alzaron la voz en reclamo por el -por ellos llamado- “bono miseria” que entregará la Provincia en dos cuotas de 10 mil pesos a partir de fines de enero. Pero la situación no solamente abarca a los docentes, sino que también al sector de la salud que ya se mostró descontento con la ayuda económica, y desde seguridad las bases policiales plantean hacerle algún tipo de reclamo a Benjamín Cruz, quien es el único funcionario con el que la tropa tiene diálogo.

Gremios docentes ya expresaron su disconformidad. Y no es para menos, al monto solicitado en diciembre de 30 mil pesos, le restaron un tercio y encima se los van a pagar en dos partes. Días atrás la intergremial, compuesta en Salta por la CTA, ATE, ADP, SADOP, AMET, UPCN, UPES, SITRAVPS, ATSA, entre otros; había anunciado al Gobierno de Salta que iba a llevar adelante un paro general ante la falta de respuesta del Ejecutivo ante el pedido del bono que ellos querían se concrete en diciembre. La medida de fuerza estaba prevista para el pasado viernes 7 de enero, pero desde la Secretaría de Trabajo dictaron la conciliación obligatoria, haciendo crecer aún más el malestar.

A inicios de esta semana, también, te contábamos que el ministro de Hacienda y Finanzas, Roberto Dib Ashur, anunciaba la factibilidad de poder hacer frente a un bono de 20 mil pesos, cifra que él mismo eligió, y esperanzaba levemente a los empleados de la administración pública. Al parecer, la esperanza duró poco ya que, si bien anunciaron oficialmente el pago del bono en cuestión, se realizará de una manera un tanto inservible para los miles de trabajadores estatales. La mitad del monto se pagaría el 26 de enero y el resto el 23 de febrero, días antes del inicio de clases.

Justamente, y tras el anuncio, gremios expresaron su malestar con Dib Ashur y también con Matías Cánepa (ya que los que se expresaron en disconformidad fueron netamente docentes, como suele ocurrir siempre), y culparon a ambos del bautizado “bono miseria”. Ante esto, no dudaron en aseverar que el ciclo lectivo corre peligro de iniciar con normalidad. Además, resta ver lo que ocurrirá en las negociaciones paritarias que se llevarían a cabo a inicios del mes de febrero, lo que podría significar un quiebre en la tensa calma que se viene viviendo en la provincia.

Por lo pronto, se espera que “Monseñor Cánepa” vuelva de sus “merecidas” vacaciones para que empiece a negociar con los docentes, aparte del porcentaje de aumento, los ítems que quedaron inconclusos con las mesas técnicas llevadas a cabo junto al gremio SITEPSA y autoconvocados. Desde éste último grupo, además, piden que se suspendan las clases en las escuelas que tienen jornadas de verano en La Puna (son instituciones que tienen vacaciones recién en invierno, debido a las bajas temperaturas), en donde se registraron cuantiosos casos de covid en estudiantes y docentes; pero desde la Secretaría de Gestión Educativa les habrían respondido que sin la firma de Cánepa, no se puede tomar este tipo de decisión.

Lectores: 203

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: