Política
Ni su jefe tiene ese lujo

A Benja le pidieron que deje de tener tanta custodia en la casa

Desde que se tiene memoria (o desde que se lo conoce, mejor dicho) Benjamín Cruz vivió en una tranquila zona de la ciudad.

El secretario de Seguridad de la provincia y ex cuidador de árboles de la Municipalidad de Salta, tiene plantada una garita plástica en la puerta de su domicilio desde que inició su gestión allá por 2019. Desde el propio Ministerio ya le habrían solicitado con anterioridad que prescinda de ese lujo dado que ni la cabeza de ese organismo tenía efectivos que le cuidaran la espalda. Nunca hizo caso y, al contrario, habría sumado efectivos a las rondas de seguridad en la zona donde vivió toda la vida. Ahora, el nuevo titular le habría solicitado que baje un cambio ya que se necesitan más efectivos en las calles y no dentro de un cubículo.

Desde que se tiene memoria (o desde que se lo conoce, mejor dicho) Benjamín Cruz vivió en una tranquila zona de la ciudad, zona norte baja, casi macrocéntrica, muy cerca de avenida Bolivia. El barrio no se caracteriza por tener patotas o grupos antagónicos, salvo un par de cuadras más allá. Aun así, desde que ocupa un cargo dentro del Ministerio de Seguridad de la provincia, él decidió instalar una custodia policial permanente en la vereda adyacente a su domicilio, empleando recursos públicos para que protejan sus bienes personales.

Allí, dentro de un armazón de plástico premoldeado de 1,50 por 1,50 de ancho por unos dos metros de alto, tienen que pasar 8 horas al día tres turnos de efectivos de la Policía de Salta, cumpliendo los tercios, como lo harían en cualquier comisaría. Solamente que aquí no se toman denuncias, reclamos, no se expiden certificados ni cuentan con un baño siquiera, no. Este bodoque solo se instaló para que los efectivos controlen que nada raro pudiera ocurrir en el domicilio del funcionario.

Desde la fuerza azul ya se quejaron al respecto. Los días de intenso frío o agobiante calor, los efectivos solamente pueden guarecerse adentro y esperar a que las inclemencias climáticas mejoren. Lo mismo ocurre con los días de lluvia, sobre todo porque el agua que corre por las calles a veces sube por arriba del nivel del cordón cuneta y filtra hacia dentro de la estructura. Obviamente los reclamos realizados fueron desestimados y la consigna policial fija permanece hasta hoy.

Ya el ex ministro y jefe inmediato de Cruz, Juan Manuel Pulleiro, le había pedido en 2020 que disminuyera las excentricidades con las que contaba. Esto en clara alusión a la cantidad de efectivos que empleaba un casi desconocido funcionario que pasó de plantar árboles y verificar la limpieza de canales en la Municipalidad, a co-comandar una de las carteras más importantes de la provincia. Pulleiro se fue del cargo y la garita siguió en su lugar.

Ahora habría sido Abel Cornejo quien le solicitó a Benjamín que, si no va a hacer quitar la garita y la custodia fija permanente, al menos que no emplee a tanto personal ya que ni él mismo cuenta con seguridad que le cuide las espaldas. Puertas adentro de jefatura hasta se animan a decir, en off obvio, que Cruz debería pagar el adicional de los efectivos y no conformarse con solamente dejarlos pasar al baño de la casa cuando la naturaleza llama. Por lo pronto el judoca no se hace drama y sigue como si nada pasara.

Lectores: 244

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: