Judiciales y Policiales
Pedido de justicia

3 monjas de clausura denunciaron al arzobispo por violencia de género

La Justicia impuso una orden de restricción perimetral contra Mario Antonio Cargnello, la máxima autoridad de la iglesia Católica local, y lo citó a una audiencia el próximo 3 de mayo.

"Las hermanas Carmelitas son personas cristalinas y transparentes: no mienten. Que la Madre Priora haya llegado al punto de realizar esta denuncia quiere decir que lo hace desde el estado de desesperación más grande que le puede traer el miedo. Es muy fuerte lo que digo, porque es muy fuerte escucharlas", expresó la abogada Claudia Zerda Lamas.

Esta misma el último martes 12 de abril dio ingreso en la Oficina de Violencia Familiar y de Género (OVFG) del Poder Judicial de Salta la acusación formal realizada por 3 monjas de clausura de la orden Carmelitas Descalzas contra el Monseñor Mario Antonio Cargnello, arzobispo de la Arquidiócesis de la provincia, por violencia de género, según le confirmaron a este medio fuentes judiciales.

El caso estalló a nivel local justo en la antesala de Semana Santa y recayó en el Juzgado de Violencia Familiar y de Género de Tercera Nominación, a cargo de la jueza María Carolina Cáceres Moreno.

"Se ha llegado a un punto límite tal de dolor y sufrimiento que no le quedó otro camino a la Madre Priora que instruirnos para poner freno a esta serie de amenazas y descalificativos, detalló la abogada. Es un sufrimiento muy agraviante que no es un hecho aislado. Es consecuencia de muchos años de malestar con el señor Arzobispo", se expresó.

"Lo que la denuncia busca es que cese el peligro y cesen los actos de violencia física y psicológica contra la Priora y también contra las otras hermanas Carmelitas que están dentro del monasterio. Lo que están sufriendo es por su condición de mujer", remarcó Zerda Lamas. "También se agrava por la desigualdad en relación de poder que implica la superioridad jerárquica que tiene en el plano eclesiástico el señor Arzobispo", fundamentó la abogada.

José Viola y Claudia Zerda Lamas son las abogadas patrocinantes de las monjas y también quienes le dieron ingreso a la denuncia ante la OVFG en representación de la madre priora María Fátima del Espíritu Santo, responsable de la orden de clausura Carmelitas Descalzas en la capital salteña. La abogada no accedió a brindar detalles sobre los hechos denunciados, pero insistió que se trata de una acusación "muy seria y muy fundada".

La denuncia, a su vez, no sólo apuntó contra Cargnello. También lo hizo con el obispo emérito Martín de Elizalde y agregó luego al sacerdote colaborador de la Catedral salteña Lucio Ajaya. "Monasterio San Bernardo de Carmelitas Descalzas contra Cargnello, Mario Antonio; De Elizalde Martín, por violencia de género", indica la carátula oficial, tal como precisaron fuentes judiciales a este medio.

La jueza Cáceres Moreno, como primera medida cautelar, intimó "al arzobispo monseñor Mario Antonio Cargnello, monseñor Martín De Elizalde y sacerdote Lucio Ajaya a abstenerse de ejercer actos de violencia de todo tipo y bajo cualquier modalidad en contra de las víctimas (la madre priora y otras dos monjas citadas con nombre de fantasía e identidad civil) y las demás hermanas del monasterio San Bernardo de Carmelitas Descalzas de Salta".

A su vez, Cáceres Moreno impuso una una orden de restricción perimetral y le prohibió a Cargnello, De Elizalde y Ajaya acercarse a menos de 300 metros del domicilio de las víctimas, ubicado en el cruce de las calles céntricas Caseros y Santa Fe, a cinco cuadras de la Catedral salteña. La jueza también ordenó custodia policial en el Monasterio San Bernardo y, por último, fijó una audiencia entre las partes para el martes 3 de mayo a las 9 de la mañana.

En este sentido, justamente el lunes de esta semana, el arzobispo salteño se presentó ante la Justicia acompañado por su abogado defensor, Eduardo Romani (ex presidente del Colegio de Abogados y Decano de la facultad de Derecho de la Ucasal) y pidió la "prórroga de plazos". Se cree que el pedido busca dilatar la audiencia de las partes.

Lectores: 138

Envianos tu comentario