Panorama Político Salteño
Sangra por la herida

Lo hacen bolsa, y Emiliano sigue...

Emiliano Estrada quiere confrontar con el gobernador Gustavo Sáenz que ya le dio una paliza en la batalla de las urnas, y ahora lo dejó pataleando solo. Solo, triste y final. (Dibujo: NOVA)

Tal vez si no se hubiera centrado en criticar constantemente la figura del gobernador salteño, el ex candidato al mismo puesto podría haber sido una de las grandes revelaciones de este tratamiento de la recientemente aprobada Ley de Bases. Pero la herida abierta luego de los comicios de mayo pasado, y un antecedente previo hace cinco años cuando también se enfrentaron en las urnas, pudo más que el verdadero fin de la discusión y Emiliano Estrada quedó peleando; solo, pero peleando al fin.

Y es que no recibió respuestas de ningún tipo. Desde Salta ni siquiera se tomaron el trabajo de contestar a las diferentes acusaciones que el ex Cámpora y todavía soldado de Néstor Kirchner y Cristina Fernández. De hecho, desde un sector sumamente diferenciado con el provincial, tomaron a chiste las declaraciones que el ex ministro de Juan Manuel Urtubey realizó en el recinto; pero nada más.

Todo indica que EE quedó "con la sangre en el ojo" como reza el dicho popular luego de la estrepitosa derrota que sufrió en mayo del año pasado cuando intentó disputarle la gobernación a su declarado enemigo, Gustavo Sáenz, quien arrasó en las urnas y relegó a un penoso tercer lugar al kirchnerista que perdió hasta con Miguel Nanni, que por sí solo no llegó ni siquiera al 20 por ciento de los votos emitidos.

Entre las pocas respuestas que tuvo Estrada, no figuró alguna de peso del sector del oficialismo, y sí encontró algunos epítetos desde el sector de La Libertad Avanza. "Es muy gracioso, causa gracia. Comparar a un gobernador con Güemes y ponerse a hablar de historia cuando se está debatiendo una ley importante es poco serio" se escuchó decir a una legisladora amarilla. Nadie más lo mencionó.

Lamentablemente para Estrada, la llegada de Javier Milei a Casa Rosada le significó una sepultura política que ya empezó a notarse con este tratamiento de la ley Ómnibus. Cuando era candidato a gobernador parecía ser una opción seria, tras eso poco y nada tuvo de participación relevante en el Congreso. Ahora, en un nuevo año, la historia no fue distinta.

Enemistado con el gobernador y su sector, sin llegada al ex gobernador Urtubey que sigue disfrutando el no haber participado en los últimos comicios, y hasta peleado con sus ex colegas del kirchnerismo local como Sergio Leavy o las bases como Guaymás, Sabbadini, Caliva, Wayar, Arroyo y todo el séquito de pseudo dirigentes; Emiliano se encuentra solo, abandonado, perdido en un desierto donde el único manantial a la vista es noviembre del 2025 cuando deba abandonar su banca porque, lamentablemente para él, cada vez queda más lejos de ser electo por un espacio K en una provincia que votó en demasía al modelo libertario.

Estrada, el que pudo ser y no fue. Ni así, dicen, será recordado.

Lectores: 466

Envianos tu comentario