Política
Solamente hay acceso a la Televisión Pública

Perversa maniobra de Quilodrán, uno de los directores del ENACOM, para ayudar al candidato de Unión por la Patria

Gonzalo Quilodrán, uno de los directores del Ente Nacional de Comunicaciones.

A días de una elección tan importante para los argentinos, en donde el kirchnerismo vuelve a temblar ante el descontento generalizado de la población por los 16 años en los que estuvieron al frente del ejecutivo, sigue siendo un verdadero despropósito que marca el poco interés que tienen en la población el que en Salta no existan canales de televisión abierta o por aire, y solamente se pueda tener acceso a la programación de la Televisión Pública, netamente utilizado para propaganda estatal.

Aquellos que menos tienen, y que justamente no tienen la posibilidad de pagar el servicio de televisión por cable, tienen pocas ofertas para apreciar en sus televisores, la que se limita a algún contenido local como los siempre oficialistas Multivisión, Norte Visión o los de menor calidad como canal 2 o el 7 de Belmont. En cambio, si desean un poco de calidad, solamente podrán tener en sus pantallas la programación de la TV Pública.

Aquí queda al descubierto el poco interés que tiene uno de los directores del Ente Nacional de Comunicaciones (ENACOM por sus siglas), Gonzalo Quilodrán, que durante su mandato solamente se dedicó a entregar tablets a gobiernos para que estas fueran usadas con propósitos electorales; y la entrega de frecuencias radiales con concursos de dudosa reputación, a empresarios de medios afines a los gobiernos provinciales.

Esto último quedó evidenciado este miércoles cuando una de las radios más escuchadas de la provincia, y talvez de mayor trayectoria en la ciudad, decidió hacer públicos los embates que sufren por el organismo de Quilodrán, que quiere despojarlos de la frecuencia que utiliza desde antes del inicio de este siglo. La Estación FM 107.9, ve peligrar el fruto de toda una vida, 25 años al servicio, siendo tal vez una de las pocas emisoras que se caracterizan por tener programación de calidad y con poco contenido político, sino más volcado al entretenimiento. Tal vez eso le jugó en contra.

Así como La Estación, muchos otros que no sucumbieron a las presiones estatales, nacionales y provinciales, sufrieron atropellos por el ENACOM y perdieron frecuencias que solamente ellos utilizaban y que, de repente, tenían varios oferentes relacionados al poder. Uno de ellos fue Claudio Nogales, DJ Potro, un veterano del rubro bolichero que perdió la popular "radio de Skombros" en la frecuencia 95.1, la cual le fue cedida a la familia De Vita, los hermanos dueños del grupo Pacífico (de los más beneficiados por pauta oficial) quienes debían abandonar y "ceder" la frecuencia que ocupaban, 92.9, a Nogales, lo que no ocurrió.

Otro hecho puntual tuvo como triunfador al hermano de un altísimo funcionario provincial, Kimón Demitrópulos, empresario y operador político del oficialismo, a quien el Ente le cedió la frecuencia 97.5 del dial, a pesar de que ocupa desde hace una década y media la frecuencia vecina, 97.7, la cual sigue usufructuando. Es decir, tienen dos frecuencias para su uso, dejando a muchas personas con estudios montados, inversionesz al aire, y familias en la calle.

Quilodrán, y su funcionario en Salta de apellido Spolita, son los encargados de no solamente direccionar la opinión de la gente hacia un mismo molino, coartando la pluralidad de voces; sino de también trabajar para que las familias no puedan llevar un plato de comida a su mesa beneficiando a amigos del poder.

Lectores: 709

Envianos tu comentario