Política
Desde diciembre que el servicio está resentido

Falta de agua: desinversión histórica

La gente está harta con Luis María García Salado, el titular de Aguas del Norte.

Desde mediados de diciembre, miles de salteños de toda la provincia experimentaron problemas con el servicio de agua potable. Desde la empresa Aguas del Norte responsabilizaron a gestiones anteriores por la falta de inversión, pero no reconocen errores que estarían haciendo que los vecinos sufran, en plena ola de calor y contagios de enfermedades, desabastecimientos casi totales que no son siquiera solucionados con el reparto domiciliario del vital elemento. No conformes con eso, su titular culpó, practicamente, a los usuarios que desean tener servicio durante las 24 horas del día.

Hace unos días te contábamos del malestar generalizado que hay en la provincia con Luis María García Salado. El ex funcionario municipal, hoy se desempeña como presidente del directorio de la empresa prestataria del servicio de agua en Salta. Si por ese entonces era resistido por la población en general, tras unas declaraciones periodísticas hay más voces que hoy piden la renuncia de éste a la firma para dejarle el cargo a alguien más "competente". El enojo radicó en las declaraciones que hizo en un medio local en donde no solamente no hizo un mea culpa de la situación casi caótica que atraviesan miles de familias ante la falta de suministro; sino que también se atrevió a criticar que se pretenda tener agua durante todo el día, como si de un privilegio se tratara, y no de un derecho como lo es realmente.

En parte de su alocución García Salado culpó a gestiones anteriores de este problema histórico que viven los salteños. Y sí, en gran parte tiene razón. Durante muchos años, sobre todo desde que fue parcialmente estatizada, la empresa no realizó inversiones que significaran una mejoría en el servicio. incluso con él a la cabeza, las obras siempre son de ampliación de redes, sin importar la provisión que se tiene en zonas aledañas, donde a posterior baja la presión o empiezan a sufrir cortes en el servicio.

Desde que García Salado se encuentra al frente de Aguas del Norte, los partes de prensa que llegan dan a conocer siempre obras de refacción. Una de las obras más esperadas por más de 250 mil familias, sobre todo del norte de la ciudad y de los municipios La Caldera y Vaqueros es la planta de Campo Alegre, licitada e iniciada por la gestión de Juan Manuel Urtubey e inaugurada el año pasado con Gustavo Sáenz y el ministro del Interior de la Nación, Eduardo de Pedro. Este es el caballito de batalla de Salado, pero que todavía sigue en stand by debido a la espera de un técnico de Alemania que pueda calibrar los equipos. Es decir, se sigue en la nada misma.

En materia de planeamiento solamente hizo mención al "Plan Directorio Maestro", una especie de proyección a 25 años en donde se determinó la cantidad de plantas potabilizadoras que se debería instalar en la provincia para solucionar la problemática. Lo que no se tuvo en cuenta en ese proyecto es que está basado en la población y distribución que Salta presenta hoy, no sobre algún supuesto para dentro de dos décadas en donde la geografía de la provincia puede llegar a cambiar de forma repentina y apresurada, como lo hizo en los últimos 20 años. Es decir, y para finalizar, sin planificación no habrá inversión; y lo que se planificó está previsto para que se empiece a cumplir recién dentro de tres años. Soluciones ya, como dijo Salado, es una utopía.

Lectores: 162

Envianos tu comentario