Interior
En Rosario de la Frontera

Una obra le causó un desagradable año nuevo a los vecinos

Las cañerías quedaron tapadas por el sedimento acarreado por la corriente.
Luis García Salado, titular de Aguas del Norte.

La empresa Aguas del Norte demoró la extensión de un acueducto de distribución y, con el temporal, quedaron regados de barro, piedras y hubo anegamientos en distintas calles y viviendas.

Por este motivo, la Municipalidad de Rosario de Lerma, a cargo de Enrique Martínez, elevó un reclamo formal a la empresa Aguas del Norte por la obra inconclusa de la extensión de cañerías del acueducto principal de distribución de agua para esta ciudad de 32 mil habitantes.

Desde el miércoles se registran fuertes lluvias en el Valle de Lerma por lo que los vecinos culpan a Gustavo Sáenz y la conducción de la empresa por las excavaciones que quedaron paralizadas, justo en época de constantes lluvias y temporales que causan estragos año a año a los salteños.

Según consigna un medio salteño, por la fuerza de la correntada las calles parecían un canal de desagüe, impidiendo la circulación, causando inundaciones en algunas viviendas y dejando esparcidos grandes pedazos de escombros.

El jefe comunal de Rosario explicó que los términos de la obra especificaban que en este mes se terminarían los trabajos. “Nosotros pusimos las maquinarias para colaborar con Aguas del Norte, pero no sé cuál fue el motivo de tanta demora para la colocación de los caños. Estas calles quedaron un desastre con el consiguiente enojo de los vecinos. No estamos dando respuesta a la comunidad", reclamó molesto.

La obra consiste en realizar excavaciones para colocar bajo tierra 300 metros de cañerías. Éstas quedaron totalmente tapadas por el sedimento acarreado por la corriente por lo que deberán realizar las excavaciones nuevamente, conllevando un desperdicio de dinero y esfuerzo.

Martínez señaló a un medio local que "advertimos de la imposibilidad de estos trabajos para estas fechas. Aseguraron que terminarían antes de fin de año. Esto está causando efecto contrario con los vecinos. En vez de dar soluciones, esta obra nos está dando dolores de cabeza a los pobladores de esta parte de la ciudad".

Mientras tanto, los caños siguen abandonados a los costados de las veredas, quedaron de lado. Sin mayores explicaciones el proyecto se demoró en estas semanas justo cuando se inició una temporada de lluvias abundantes de acuerdo a las previsiones meteorológicas.

Desde la empresa que conduce Luis María García Salado, se comprometieron con los rosarinos a ejecutar las obras hasta este mes de diciembre. Esto implicaba reparar las cuadras que serían estropeadas por los trabajos y también asegurar la distribución de agua a los barrios. Claramente el funcionario saencista mintió.

Lectores: 253

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: