Política
En el horno

Sáenz reconoció que había empleados que imprimían facturas sin autorización y por eso sacaron un Memorándum

El intendente explicó que había proveedores que le pedían a los empleados que le impriman las facturas, y que esto "no es ilegal, pero no correspondía". Aclaró que las facturas no eran truchas

Este martes el intendente de la ciudad de Salta, Gustavo Sáenz participó de la firma de un convenio con la Universidad Nacional de Salta, en donde anunciaron la creación de nuevas carreras, y allí el medio Buufo compartió un audio en donde precisamente el jefe capitalino responde a su pregunta sobre el escándalo de corrupción que vincula a la Municipalidad de Salta.

Al respecto, el periodista Alexis Miranda le consulta que ¿si no es preocupante la situación que desde una computadora del recinto se hayan imprimido facturas por 121 millones correspondientes a 26 empresas y alguien de un cargo jerárquico no lo sepa?.

Al respecto, el intendente le responde que se hizo un estudio sobre esa situación y hay un sumario con respecto al tema, “sobre todo con la gente que maneja informática y esto estaría muy bueno que lo expliquen y que se explique como corresponde por ejemplo en una conferencia de prensa”, manifestó Sáenz.

Continuó explicando con detalle la situación. “Acá viene gente todos los días y esto es una práctica que se venía haciendo, que no debe hacerse, pero no es ilegal. Venía gente que era proveedora de la Municipalidad, acá hay un IPV, entonces le decían ‘necesito imprimir la factura como proveedor de la Municipalidad, y le pedían a algún empleado municipal que le dé la clave de wifi para hacerlo. Como es electrónica, la imprimían acá. Todas esas facturas, nosotros tenemos controles de AFIP, de Rentas, somos agentes de retención, no son facturas truchas”, aclaró el precandidato a la gobernación sobre las famosas “facturas truchas” de las que tanto se habló en los medios.

“Se pagaron todas las retenciones, se hicieron esas obras, ahora una persona que vivía en San Luis o vivía en otro lado, venía acá a la Municipalidad como proveedor de la Municipalidad y decía, ‘che me tengo que volver hasta allá para imprimirla, te doy mi número de CUIT’, que mi número de CUIT de AFIP no lo tiene todo el mundo, se lo tengo que dar a la persona que le estoy pidiendo que me haga la gauchada de imprimirme una factura y utilizar el IP de la Municipalidad o utilizar el sistema de internet de la Municipalidad para hacerlo. ¿Corresponde?, no corresponde. ¿Ilegal?, no es ilegal”, aseguró Gustavo.

A partir de esta situación, y que les trajo serios problemas, comentó que determinaron, una vez que descubrieron lo que estaba ocurriendo,  sacar un memorándum y que no se pueda darle una práctica habitual que venía haciéndose en la Municipalidad desde que las impresiones de las boletas de AFIP  eran electrónicas. “Tomé la decisión de sacar un memorándum y no permitir que nadie pueda hacer eso acá”, sostuvo el jefe capitalino.

Por último, en relación a sacar el impuesto de LUSAL de las boletas, manifestó que “últimamente se habla muchísimo de estos temas y se hace política con estas cosas. Estábamos hablando, LUSAL son 25 a 35 pesos, lo que se va son 7 pesos más por mes. No es grande, es un servicio que se presta y la gente lo reconoce que trabajan bien. A mí me preocupa que se hagan estas cosas porque si yo me tendría que poner a discutir esto, le diría que saquen el tema del agua de la boleta de la luz, que es un servicio deficiente, que la gente no tiene agua, que la gente tiene agua turbia, que no tiene presión, es el peor servicio que recibe la gente, y si usted agarra una boleta común, pagan más de agua que de luz, casi 500 pesos y la gente no tiene agua”, exclamó.

Por último, reflexionó y dijo “entonces creo que cuando se empiezan a mezclar estas cosas en un año electoral cosas que no son, o se pretende castigar a algún gobierno con este tipo de actitudes, lo único que logran es que la gente les dé la espalda”, finalizó.

Lectores: 636

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: