Interior
Poder e impunidad en el norte profundo

Rivadavia: ¿Te acordás de la denuncia de Blumberg a Cuenca?

El empresario Juan Carlos Blumberg y el siempre polémico intendente de Rivadavia, Leopoldo Cuenca.

En el norte salteño no pasó desapercibida la nota de hace unos días contra uno de los patrones de la provincia. Algunos memoriosos recordaron que, años atrás, el intendente de uno de los municipios más empobrecidos del país fue denunciado por la usurpación de 4 mil hectáreas pertenecientes a Marcelo Pocovi (caso que se mencionó en la nota anterior) quien, casualmente, era uno de los aportantes a la Fundación que Juan Carlos Blumberg creó desde que perdió a su hijo Axel, quien fue secuestrado el 17 de marzo del 2004 y posteriormente asesinado por sus captores.

De hecho, la acusación se hizo en uno de los programas más vistos del país, como lo fue el ciclo de Mauro Viale, en donde, además, se mencionaron denuncias de campesinos, manejos irregulares de fondos públicos y ostentación de lujos en una zona caracterizada por la pobreza extrema de gran parte de su población.

En aquel momento, Blumberg mencionó que detrás de la usurpación había todo un plan estratégico para garantizar a narcotraficantes una ruta de droga en la región. Incluso, los diputados del radicalismo Héctor Chibán y Mario Mimessi, éste último intendente de Tartagal, presentaron un proyecto en la Cámara de Diputados de Salta para crear una comisión especial que investigue las denuncias contra el peronista Leopoldo Cuenca, sospechado de ser el autor de diversas maniobras de apropiación de tierras, en su beneficio y en el de su entorno familiar, “con estrategias relacionadas a los intereses del narcotráfico”.

Durante años, y a pesar de tener mayoría, el Concejo Deliberante de Rivadavia Banda Sur no pudo lograr que Cuenca respondiera ni uno solo de los pedidos de informes que buscaban bucear en las irregularidades de la gestión y en las denuncias que pesaban sobre el intendente.

En 2012 tomó notoriedad la denuncia de concejales, puesteros criollos y titulares de inmuebles rurales quienes acusaron al jefe comunal de realizar acuerdos turbios, cesiones de derechos y distintas maniobras fraudulentas para quedarse con tierras que habían sido reclamadas por un particular y en las que vivían personas que acordaron ceder un porcentaje de los terrenos, un 70 por ciento, a Cuenca a cambio de que no los desalojen.

En total se habla de 36 mil hectáreas. En aquel momento el intendente aclaró que el convenio lo realizó como particular, no como funcionario, enfatizando que la maniobra es legal a pesar de haber estado imputado por exacciones ilegales que no es otra cosa más que aprovecharse de su calidad de funcionario público para beneficio propio.

A pesar de los grandes esfuerzos que se hicieron para investigar al intendente, la causa duerme en el juzgado de Orán. De poco sirvió el escándalo mediático, las acusaciones de Blumberg y el pedido de los diputados. Cuenca sigue demostrando que se maneja con total impunidad en uno de los municipios con mayor tasa de pobreza dentro de la provincia.

Y si a esto le sumamos la ostentación de lujos vale mencionar que en 2014 la mansión que posee fue tapa de medios teniendo en cuenta que entre los años 2002 y 2003 había quebrado una carnicería y que en el 2014 debía percibir mensualmente no más de 4.500 pesos en razón de lo establecido por la Carta Municipal: el sueldo del intendente no puede superar el 20 por ciento de la dieta de los ediles que por entonces era de 3.600 pesos.

Lectores: 138

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: