Información General
Las mujeres “volvieron a usar algodón o nylon”

Por los altos costos: solicitan que haya toallitas femeninas en lugares públicos

Pamela Ares manifestó la preocupación ante la desigualdad que existe en las mujeres "hasta para menstruar"

Pamela Ares, presidente de “la Fundación Contemporánea de Salta” junto al trabajo que viene realizando con el grupo de Economía Feminista, realizó un profundo análisis a través de sus redes sociales, en donde asegura que al momento de menstruar, también hay brechas sociales, ya que hoy por hoy “existe un alto costo en el precio de las toallitas y esto hace que no todas las mujeres tengan acceso a necesidad para su salud”. Por lo tanto plantea que el estado debe garantizarlas en salitas de atención primaria de salud, baños de hospitales, escuelas, universidades comedores, cárceles y refugios. 

Otro de los puntos que plantea es que se debe eliminar el IVA de los elementos de gestión menstrual para que “la menstruación no sea un factor más de desigualdad para las mujeres, e incluso para aquellas que menos oportunidades tienen”.

Ares utilizó ejemplos matemáticos para graficar cuánto es lo que tiene que gastar una mujer sólo para toallitas. Inició diciendo que “usamos tres toallitas durante el día y una durante la noche, haciendo un promedio, cuatro al día. Un pack de 16 sale $97, y pensamos que necesitamos un paquete más de 8 unidades de la misma marca $67. $164 por mes sólo en toallitas. En un año (sin inflación) estamos gastando $1964. Sólo si lo pensamos individualmente, dado que en las familias que hay más de una mujer en etapa menstrual, este número se multiplica”.

Continuó explicando que “si pensamos en la posibilidad de menstruar aproximadamente durante 45 años y multiplicamos este valor, la cuenta nos da aproximadamente $90.000 por persona”.

Un ejemplo que hizo a pensar a muchas mujeres e incluso a compartir esta publicación. Asimismo, manifestó que “esta situación golpea con mayor fuerza a las mujeres de menores recursos, generando desigualdades que afectan el normal funcionamiento de la vida. Por ejemplo: faltando a la escuela, al trabajo o utilizando métodos no higiénicos ni saludables.”

La presidente de la Fundación Contemporánea de Salta manifestó que “en épocas de crisis económica como la que atravesamos, es muy común comenzar a escuchar que las chicas vuelven a utilizar algodón y nylon. Si así como lo lees”, escribió en su Facebook.

Por último, manifestó que si “una mujer que cobra asignación universal por hijo recibe $1816 mensual, es decir que al año, necesita el cobro de 1 asignación universal para comprar sus elementos de gestión menstrual. Si esta mujer además tiene una hija mujer, hasta 18 años va a necesitar dos asignaciones al año, sólo para pagar los elementos de gestión menstrual de ambas”.

Es por esto que luchan para que esto sea un bien para todas las mujeres y también que se eliminen los impuestos llamados “rosa”, quiere decir que tienen un costo adicional, solo por ser de mujeres.

Lectores: 638

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: